fbpx

A ti, pasión | Por Alan OMS

A ti, pasión | Por Alan OMS

Acto IV

Abrí la puerta. Allí estaba ella. Sonriente y con ganas, como siempre. Le podía llover la tormenta más fuerte que nada la derrumbaba. Su carisma siempre saltaba. Ella era capaz de todo. Era grande por dentro y pequeña por fuera. Era la personificación de la lucha por lo que más deseaba. Yo… adoraba su fuerza. Era única.

–Que guapa estás –le dije.
–¿Quién eres? Tengo la sensación de conocerte –me contestó.
–Alguien que te quiere y que nunca soltará tu mano.
–Qué dulce. Quédate, tengo algo de tiempo. Y no sé por qué, pero me apetece escucharte. Tu voz me da tranquilidad. ¿De qué quieres hablar?
–Hoy es un día muy especial, y he escrito algo.
–¿Escribes? –me preguntó.
–Siempre lo hago. Por estas fechas siempre lo hago.

Acto II

–Estoy enredado –le dije.
–Son las sábanas –me contestó.
–No. Es tu cuerpo. Tu pelo, tu sonrisa mañanera y tu olor a cariño. Eres tú. Me tienes enredado.
–Estoy enredada –me dijo.
–Son las sábanas –le contesté.
–No. Es tu corazón, late tranquilo. Es la paz. Tus abrazos me llevan al olvido. Eres un tramposo, me das calma.
–Creo que tengo un poco de pasión en mí –le dije.
–Creo que tengo un poco de amor en mí –me contestó.
–¿Crees que…?
–Calla. Creo en ti, y punto. No necesito nada más.
–Yo tampoco. Solo quiero reír, gritar porque sí. Llorar cuando me apetezca. Volar y verlo todo desde ahí arriba.
–Que escupamos desde las nubes y ver qué salivazo llega antes al suelo. ¿Capaz o incapaz?
–Capaz, siempre capaz.
–Juntos somos capaces de todo.
–¿Nos volveremos locos?
–¿Acaso no lo estamos ya? Mira el mundo, es una auténtica mierda. Y en cambio…
–En cambio, aquí estamos. Enredados. El uno por el otro, y nada más existe; nada más importa.
–¿Quieres un café? –me preguntó.
–¿Contigo? Quiero un café. Pero hoy, mañana y en cien años.

Acto I

–Vamos a ver. ¿Se puede saber qué haces aquí? –le dije confuso.
–¿Acaso no te gusto? Mírame –me respondió segura.
–¿Has venido a salvarme, o a salvarte?
–He venido. Tú decides qué hacer conmigo. Solamente he venido.
–Claro que me gustas. Si no, no estaríamos aquí. Justo aquí y en este punto. Además, estás en todas partes, o en mi cabeza. ¡No lo sé! Apareces sin aviso en mi sonrisa, y a mitad de un cigarro en silencio. ¡Hasta en la ducha! En cada gota que cae encima de mis hombros. Has hecho brujería…
–Estoy porque tú has querido. Me necesitas. Me deseas. Bésame, imbécil.
–Quiero que te largues, pero…
–Muy bien. –Abrió la puerta.
–He dicho que te largues, pero no esta noche. Y cuando te vayas, llévame contigo…, imbécil.
–No podré marcharme jamás de tu lado. ¿Estás seguro?
–Al menos dime tu nombre.
–Pasión, ¿y el tuyo?
–Llámame Amor.

Acto III

–Hoy es nuestro aniversario. ¿Lo has hecho?, ¿lo has hecho?, ¿lo has hecho?
–Veinte años juntos y jamás he fallado. ¿Y tú, Pasión?, ¿lo has hecho?
–Por supuesto, ¿preparados?

Nos conocimos escribiéndonos, así que hicimos un pequeño ritual. Cada año, desde el primer momento que nos unimos, decidimos dedicarnos unas líneas por nuestro aniversario.

–Empiezo yo –dijo ella–.

A ti, Amor:

Quiebra de dolores,
soy plañidera en sequía.
Lastre de sabores
perdidos en manía.

Sátira y súcuba paciencia
rendida ante el temblor
de un corazón que siente
ser presa de su vientre.

Sueños amargos,
compresas en la mente,
cuando no es recíproco
besos a contracorriente.

En cuerpo, ceros tranquilos.
En alma una brisa caliente.
Me invades con tu abrigo
que arropa al filo del saliente.

¡Que ya no quiero
tirarme de dientes!
Contigo soy más
que músculo y hueso sirviente.

Hoy a ti, amor.
Que pierdes en balanza
pues tu peso pluma
hace volar la palabra.

A ti, amor,
charco apesadumbrado,
cuando gana tu sombra
eres oda al desencanto.

Hoy a ti, amor
estas letras sonrojadas,
pues cuando te presentaste
olvidé la causa arraigada.

–Me toca a mí –le dije.

A ti, Pasión:

Eres utopía en lejanía.
Dolor y cierta fantasía.
Eres solución al pecado,
cuando vives a mi lado.

Eres vida y vicio visceral
en la canción más suspirada.
Víctima de vejez y vanidad
en la expresión más dotada.

Caradura y loción de Grial.
Tu magia, mi conquista.
Impregnas los estímulos
vistiendo al loco de artista.

Y siempre ganas.
¡Siempre me animas!
Cuando gritas en mi silencio
soy tuyo, y tú mi niña bonita.

Hoy a ti, Pasión.
Bestia salvaje.
Lujuria y obsesión,
poderío implacable.

Te llaman Musa,
te llaman Pasión.
Algo que extasía,
quizá drogadicción.

Gracias, Musa.
Gracias, Pasión.
Hoy soy tu rajado,
cosido a cariño.

Gracias intrusa,
gracias inspiración.
Soy tu esclavo
y tú, la voz en mi camino.

Acto V

–Doctor. ¿Cómo se encuentra?
–Su estado de Alzheimer es avanzado, pero está estable. No hay ningún pico alto en estas últimas horas. Lo único que puedo decirle es que su fuerza implacable y sus ganas de vivir la hacen muy fuerte. Cuando usted entra no lo reconoce nunca, pero lleva algo en su interior que la descoloca cada día; que la levanta. Es amor. Os queréis. Os queréis de verdad.
–Y aunque se olvide de mí cada día, jamás doctor, jamás dejaré de intentar enamorarla ni un solo momento. Ella lo hizo conmigo. Y lo hace todavía. ¿La ha visto? Es perfecta.

El doctor sonrió y se fue. Abrí la puerta y me senté a su lado. Le cogí de la mano y le di un beso.

–Que guapa estás –le dije.
–¿Quién eres? Tengo la sensación de conocerte –me contestó.
–Alguien que te quiere y que nunca soltará tu mano.
–Qué dulce. Quédate, tengo algo de tiempo. Y no sé por qué, pero me apetece escucharte. Tu voz me da tranquilidad. ¿De qué quieres hablar?
–Hoy es un día muy especial, y he escrito algo.
–¿Escribes? –me preguntó.
–Siempre lo hago. Por estas fechas siempre lo hago.
–¿Quieres un café?
–¿Contigo? Quiero un café. Pero hoy, mañana y en cien años.

«Dedicado a Ana Oter. Ella es, y será mi Pasión. También lo fue incluso antes de conocerla. Siempre la imaginé tal y como es ahora. Mi trozo de perfección.

Alan Oms, autor de «Palabras arrugadas»


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores diferentes? ¿Escritores cuyos libros no llenan los escaparates de las librerías ni tienen a grandes grupos editoriales detrás, pero que son todo talento y ganas?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Además de encontrar una nueva lectura, encontrarás motivación para ti, experiencias, vivencias… Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.