fbpx

«VIVIR SIN PERMISO» | Por Anate Rivera

«VIVIR SIN PERMISO» | Por Anate Rivera

Llamaron mi atención dos frases rivales; la una verso de canción, “Perdóname por ser yo”; afirmación terapéutica la contraria, “Me autorizo a ser yo en cada instante”. Pedir perdón por mostrar el auténtico ser es una falta de respeto propio. Negarse la autenticidad es como venderse al otro como ganga (barato o desechable), algo que una vez se haya hecho uso de ello se tirará. Ser uno mismo no es un atrevimiento punible, sino una obligación para consigo si la felicidad es una aspiración marcada en nuestra vida. Manteniéndonos en estado genuino atraeremos al cotidiano aquello que justo es lo que merece la pena, lo que corresponde a nuestra realidad. El rechazo continuo de lo que somos de verdad genera malestar y tensión. Si nos acostumbramos a la impostura o el fingimiento, por la razón que fuera, tarde o temprano acabaremos por echarnos de menos, tan lejos estaremos de lo esencial. Y en la búsqueda del ser verdadero que hemos estado evitando, lo que no es conforme a nuestra naturaleza y no resuena con ella se irá desprendiendo de manera natural. Eso resultará lo más conveniente y beneficioso. Desde este nuevo posicionamiento, cuanto aparecido debería ser agradecido. Frente a esto, concederse el permiso para ser lo que se es en todo momento, será garante de estabilidad emocional. La mente de aceptación, lejos de perturbar, nos acerca al bienestar. Aceptar destensa, procura calma y una mayor claridad mental para a continuación transformar cualquier situación. Aceptar nos mantiene conectados con lo sustancial que nos define, y esa cercanía nos procurará experiencias más acordes con nuestras reales aspiraciones. Al contrario que el rechazo, capitaneado por el ego, que imputa cualidades llevado por la ignorancia, la aceptación es una mente emparentada con la sabiduría. No hemos de temer mostrarnos tal cual somos por miedo a no lograr, o perder, a una determinada persona; sin duda esta no será la que mejor se nos acople. La transparencia con que nos conduzcamos permitirá una selección natural de las personas que sí llegarán para quedarse en nuestra existencia, sin nada que forzar, fluyendo…No necesitamos permiso para ser, tampoco genuflexión. Ser, un derecho, pero también un deber.


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.