Elescritor.es

El periódico digital de los escritores

Entrevista a Alberto Lendínez, autor de “Retratos de un suspiro: Fragmentos de una vida truncada”.

Entrevista a Alberto Lendínez, autor de “Retratos de un suspiro: Fragmentos de una vida truncada”.

Para quién no te conozca, ¿quién es Alberto Lendínez?

Pues es un chaval que vivió su infancia en el seno de una familia humilde en el barrio de Villaverde Bajo y que pasó su adolescencia y madurez en Barcelona. Ha estudiado Ingeniería Industrial y Filología Inglesa y Catalana y actualmente trabaja como ingeniero de software en el sector farmacéutico de diagnóstico a la par que acaba un máster en Ciencia de Datos. Es melómano y le encanta el cine y los videojuegos, además de la literatura y el arte en general.

Y necesariamente conectado con la historia de tu libro ¿quién es Enric Centelles?

Enric Centelles fue uno de mis mejores amigos en mi etapa adolescente: un chico alegre, despreocupado y amante de los videojuegos. Fue diagnosticado con sarcoma de Ewing en 2009 a la edad de 17 años y nunca perdió la sonrisa ni la esperanza, enseñándonos a todos los que estuvimos a su lado que la vida no es más que poder disfrutar de los pequeños placeres del presente. Lamentablemente, Enric se marchó el 25 de noviembre de 2011 a causa de la enfermedad, pero ha sido, es y será una parte muy importante de mi vida.

Alberto lendinez Libro
Alberto Lendinez junto a su mejor amigo Enric Centelles.

¿Qué es lo que más destacarías de “Retratos de un suspiro: Fragmentos de una vida truncada”?

Quizá su presentación y redacción, que va a medio camino entre poesía y narrativa. En un principio pensé en realizar una novela sobre la historia de Enric pero, de hacerlo así, debería de construir unos personajes sólidos a su alrededor y quizá esa necesidad habría relegado el protagonismo de Enric a un segundo plano. Este hecho sumado a que quería hacer una obra que fuese accesible y sencilla de leer por cualquier tipo de público, me hizo plantearme la estructura actual: 5 capítulos con 15 escritos cada uno en estilo poético que describen los momentos más significativos de todo el proceso de la enfermedad, la marcha y el duelo con el mayor respeto y carga emocional con el que podía escribir (o, al menos, eso he intentado).

¿Qué acogida está teniendo el libro?

Muchísimo mejor de la que podría haber imaginado en un principio. Al ser presentado de forma poética es normal que muchos lectores no se animen a leerlo, pero el feedback que he ido recibiendo es muy positivo y las ventas también están superando todas mis expectativas. Además, en enero de este mismo año, la Asociación de Editores de Poesía (AEP) incluyó el libro “Retratos de un suspiro” como uno de los 12 mejores libros de poesía de 2020, por lo que para ser una obra debut de pequeñas dimensiones y de un escrito novel no puedo estar más satisfecho.

¿Hay algo de ficción en la historia que nos cuentas en tu libro?

He intentado ceñirme a los recuerdos que tengo con él lo máximo posible y cada escrito intenta reflejar situaciones cotidianas de la vida de Enric y sus amigos: desde los meses de verano previos a la aparición de la enfermedad hasta su marcha y el posterior proceso de duelo y aceptación por parte de sus amigos. Poder haber compartido tiempo con alguien como él en mi etapa adolescente ha sido determinante en mi vida y quería ser lo más fiel posible a la realidad a la hora de contar su historia.

Alberto lendinez
Alberto Lendinez, autor de “Retratos de un suspiro”.

¿Alguna anécdota que puedas contarnos?

Es curioso, ya que escribí este libro en 3 semanas durante la pandemia como un acto de terapia y no me plantee en editarlo hasta que se lo hice llegar a los padres de Enric. A ellos les encantó y vieron que podía ser un homenaje a la memoria de su hijo, por lo que me animé a enviarlo a la editorial Poesía eres tú y en cuestión de 1 mes el libro ya estaba publicado. Fue todo tan rápido que todavía me sigue costando hacerme a la idea de que tengo un poemario en la calle.

¿Qué opinas del papel del escritor en las redes sociales?

Pienso que un escritor en redes sociales ha de tener la capacidad extra para, además de vender su producto, vender su propio sello y estilo. Hacer algo así desde cero y de forma autónoma es bastante complicado y, por lo tanto, es de valorar. Hoy en día las redes sociales requieren de constantes actualizaciones para no caer en el olvido y, aunque no seamos conscientes, el conocimiento de estrategias de marketing es muy necesario para poder mantenerse arriba. Es por eso por lo que admiro profundamente a todos aquellos escritores que han sido capaces de hacerse visibles a través de las redes sociales sin más ayuda que su talento para narrar y su capacidad para dar a conocer su trabajo.

¿Qué autores te han inspirado más a la hora de escribir?

Aquí es probable que rompa bastantes esquemas. Escribo desde mi más tierna infancia, pero siempre lo he hecho ligado a la composición musical (de pequeño escribía letras alternativas para canciones ya existentes) y creo que uno de los mayores autores que me han marcado en este mundillo es Maynard James Keenan, el cantante y compositor lírico de la banda Tool. En especial, la canción 10,000 Days, la cual habla de la enfermedad de su madre, su evolución y su fallecimiento tras 10.000 días. Es una composición que todavía hoy es capaz de ponerme los pelos de punta.

¿Dónde se pueden conseguir tus libros?

Desde la página web de la editorial (Poesía eres tú), en la web de El Corte Inglés o en Amazon y también en algunas librerías alrededor de España.

Para terminar, ¿tienes algún otro proyecto entre manos?

Actualmente tengo algunas cosas en mente, pero los dos proyectos que tengo más avanzados son una recopilación de cuentos de terror propios y un libro con las características del que tengo ya publicado que trata sobre experiencias propias vividas en el ámbito escolar durante la etapa final de la infancia y principio de la adolescencia. No puedo comentar mucho más al respecto, solo que en breve actualizaré con noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.