fbpx

«Fariseos del siglo XXI» | Por Jaime Jimeno

«Fariseos del siglo XXI» | Por Jaime Jimeno

Resulta curioso recurrir a un movimiento con más de dos mil quinientos años de antigüedad, y cuyo término ha evolucionado hasta cuestionar la integridad moral de aquellos a los que nos queremos referir con ello. En este caso, los fariseos no se ubican en el Reino de Judá, sino más bien en la moderna Europa. Moderna y comprometida con las causas justas. Tal es el grado de compromiso que la reacción ante la guerra desatada por Rusia contra sus vecinos de Ucrania ha traído un gran consenso, jamás experimentado anteriormente, en el resto del continente. La dialéctica europea ha recurrido a la condena, amparados por el apoyo de los lejanos Estados Unidos, cuya industria armamentística ha visto como la demanda de sus productos aumentaba gracias al conflicto. Al comprobar que las palabras no detenían las balas, se pasó a las sanciones, aunque esperando que las consecuencias solo las sufriera algún vecino cuya protesta se escuchase menos. Menuda sorpresa cuando se hizo efectiva la amenaza y el gas ruso dejó de fluir hacia el oeste. Vaya por delante que me resulta totalmente injustificable recurrir al conflicto armado como solución para las disputas entre dos países, pero no veo nada extraño en el hecho de que el proveedor de determinado producto (llamémosle gas, petróleo o azafrán de La Mancha) decida dejar de suministrarlo si el comprador no acepta sus condiciones. Es una de las reglas del Libre Mercado que se encuentran escritas en piedra.

Dejando a un lado el detalle sin importancia de que pedir la paz mientras se envían armas a la zona del conflicto no parece la mejor forma de lograr el mentado objetivo, quisiera centrarme en una de las últimas reacciones de la Unión Europea. Se ha pregonado a voz en grito que dejaremos de depender de los recursos rusos por su agresión al pueblo ucraniano, y ello nos lleva a la necesidad obligada de buscar otro proveedor que pueda satisfacer nuestra demanda. El resultado parece que acaba siendo un acuerdo en el que Israel, Estado nada sospechoso de recurrir a su potencia militar para expulsar de sus casas al Pueblo palestino, y que se ha ganado gran fama tras cumplir con cada resolución de la ONU en la que se le ha indicado que debía retirarse de los territorios ocupados de manera ilegal, acabará suministrando gas a la Unión Europea, cuya conciencia parece quedar tranquila de este modo. Fariseos del siglo XXI, aunque existe una palabra que se ajusta más a la realidad: hipócritas.


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.