Al final todo saldrá bien…

Al final todo saldrá bien…

Nada más lejos de mi intención que pretender dar una lección sobre la vida o sobre cómo vivirla, pero sí que me gustaría compartir una idea que con el paso de los años y de diversas experiencias se ha aposentado en mi mente.

También quiero huir en este artículo de ofrecer una explicación de carácter religioso, porque si hay algo en mi vida de lo que estoy en las antípodas, es de cualquier religión, como se suele decir son uno de los “opios del pueblo” y creo que han hecho más mal que bien a este mundo.

Desde muy pequeño, no tendría más de cuatro o cinco años según cuenta mi madre, ya me preocupaba buscar respuesta a una pregunta que a tan corta edad me comenzaba a plantear: “¿Para que nacemos si al final tenemos que morir?”

Y es cierto, si reducimos la ecuación de la vida a su principio y a su final, tenemos un hecho que es nuestro nacimiento y un final que anula aquel principio, la muerte. En mi mente de aquellos primeros años de vida no le encontraba el sentido.

Entonces ¿Qué hacemos aquí?, pues no se si a la conclusión que he llegado será cierta, pero yo creo que hemos venido a experimentar, vivir, disfrutar de los diferentes sentimientos y emociones que podemos tener en la vida, eso sí, siempre desde el respeto hacia ti mismo/a y sin hacer daño a nadie, porque si no tarde o temprano tendrás que vértelas con el famoso karma.

Después de unos cuantos años dando vueltas por este mundo, creo y estoy casi convencido que no debemos tener miedo a tomar decisiones que cambien el rumbo de nuestra vida, ya que si sale mal sirve para aprender y si sale bien sirve para disfrutar de haberlo conseguido, pero en ambos casos acumularás emociones que nunca olvidarás y formaran parte de ti para el resto de tu vida. Y lo bueno, aunque al principio no lo entendamos, es que no siempre todo saldrá bien, porque si no nos perderíamos la mitad de esta enriquecedora experiencia que es la vida.

Por todo esto, ríe, llora, cáete, levántate, vuelve a caer y vuelve a levantarte las veces que sean necesarias, toma un camino y si no te gusta coge el contrario, permítete hundirte en tus penas por momentos, no te sientas culpable por ello y disfruta siempre de todos tus “renaceres”.

Para terminar, solo decir que lo más importante de todo es que nada de lo que vivamos será para siempre, por lo que disfruta cada minuto de las cosas buenas que encuentres o consigas en tu camino y no te dejes vencer por las malas, tan solo vívelas y déjalas pasar, por que como dijo John Lennon: “Al final, todo saldrá bien y si no sale bien, es que, aún no es el final…”


Antonio Ramírez es un escritor manchego que actualmente vive en Barcelona. Recientemente ha publicado la novela “Cuando cae la noche”. Descubre más sobre él en su web y en su cuenta de Instagram:

www.antonioramirezguijarro.es

https://www.instagram.com/antonioramirezguijarro

Antonio Ramirez
Últimas entradas de Antonio Ramirez (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.