fbpx

Entrevistamos a Lyan B. C., autor de “Smartbook: Cinco enemigos del ser”.

Entrevistamos a Lyan B. C., autor de “Smartbook: Cinco enemigos del ser”.
  • ¿Cómo surgió la idea de escribir “Smartbook: Cinco enemigos del ser”?

La idea del libro surgió tras una extensa evaluación personal y observaciones mayormente clínicas. Me pregunté: ¿qué cosas intangibles nos hacen daño?; ¿por qué la gente hace lo que hace?; ¿cuáles son los factores más determinantes en las decisiones del ser humano? Al investigar sobre estas y otras preguntas, encontré que habían (y hay) enemigos invisibles que constantemente nos asedian, y tienen una influencia poderosa en nuestra manera de pensar, de ver la vida, y de actuar.

  • Dada tu formación en ciencias y medicina, ¿cómo influyó tu experiencia profesional en la creación de los contenidos científicos de tu libro?

Mi experiencia profesional influyó en la creación de los contenidos del libro, porque al atender a miles de personas de diferentes continentes, culturas, razas y religiones, encontré que todos somos tentados y afectados –unos más que menos– por los mismos factores: la falta de preparación, los deseos ilícitos y engañosos de la carne, la enfermedad, el mal, y el sistema que nos rodea. Sucede que, en numerosas ocasiones, no nos damos cuenta de que hay unas fuerzas enemigas e imperceptibles dominando nuestros pensamientos y, consecuentemente, nuestra conducta. Eso nos lleva a la autodestrucción y/o a hacer cosas que le hacen daño a los demás, incluso a personas que amamos. 

La ciencia nos ayuda a darle forma objetiva a lo espiritual, a tener evidencias indiscutibles sobre un tema u otro. Nadie puede negar la existencia del ADN, la hemoglobina en la sangre, o el resultado de una biopsia. Por esa razón, intento incluir algo de ciencia en los cinco capítulos. Por ejemplo, cómo se ve el cerebro de una persona experta en una labor o actividad en un electroencefalograma, o cómo se ve el cerebro de una persona que no ha superado un trauma en una resonancia magnética.

  • En “Smartbook”, abordas temas profundos como la ignorancia, la carne, la enfermedad, el mal y el sistema. ¿Cuál de estos consideras que es el enemigo más desafiante de enfrentar en la vida cotidiana?

De esos cinco enemigos, el ser humano puede ejercer un gran control sobre la ignorancia, la carne, la enfermedad, y el mal. Cuando una persona identifica cuál es su «sombra», puede tomar medidas realistas y sabias para lidiar con ella, someterla y vencerla. Como escribo en el libro, esto es una lucha constante que requiere compromiso y disciplina con uno mismo, con Dios, y con el prójimo. Somos diferentes. Hay personas que sufren de un trauma emocional en la niñez y lo arrastran toda la vida. Sin embargo, hay otras personas que sufren un trauma similar o de mayor magnitud, y desarrollan una fuerza de voluntad tan fuerte que logran vivir con esas heridas sin que les afecte en sus vidas. Cada persona tiene un enemigo más desafiante que otro. Por lo general, creo que «el sistema» es un reto constante y poderoso, porque es externo y no depende exclusivamente de uno. Quiero decir, que todos vivimos en un sistema que es controlado por los demás. Mi propuesta es hacer nuestra parte, ocuparnos de hacer el bien supremo, ser útil, cumplir con el deber, y servir a los demás. Eso puede resultar en una sociedad vivible, en un mundo mejor.

  • Al mencionar diferentes puntos de vista (científicos, psicológicos, bíblicos, mitológicos) en tu libro, ¿cómo lograste integrar estas perspectivas de manera coherente?

La verdad, no sé si logré integrar todas las perspectivas científicas, psicológicas, bíblicas, y mitológicas en mi libro. Sí pretendí hacerlo de una manera sencilla y coherente; estuve casi dos años leyendo, meditando, escribiendo. 

  • Como doctor y profesor, ¿cómo ha sido la recepción de tus colegas y estudiantes ante tu incursión en el mundo de la escritura?

La recepción ha sido positiva. Algunos estudiantes y personas allegadas sugirieron que debía escribir. Siempre me ha gustado leer y enseñar. Escribir es algo relativamente nuevo para mí, pero me apasiona y entiendo cuán necesario es dedicarle tiempo y empeño a la escritura con tal de que el producto final quede bien, que valga la pena leer lo que uno escriba. 

  • Tu historia personal de emigración desde Cuba en 1992 es parte importante de tu identidad. ¿Cómo ha influido esta experiencia en tu enfoque para abordar los temas de “Smartbook”?

Cualquier persona que emigra a otro país, otras costumbres, otro idioma, otras leyes, da por hecho lo difícil que resulta salir adelante. Un por ciento grande de mis pacientes son inmigrantes de países latinoamericanos, que llegaron a los Estados Unidos ya mayores de edad. Si para mí fue duro, que llegué a este país a mis catorce años de edad junto a mis padres y hermano, y tuve el apoyo de mi familia, imagínense cuán desafiante es el proceso de adaptación para estas personas. Haber pasado por esa experiencia me hace más sensible ante todo lo que puede experimentar un inmigrante: separación familiar, incertidumbre, dolor, añoranza, impotencia, racismo, aislamiento, y vicisitudes económicas.

  • En tu libro, tocas el tema de las heridas del pasado y la carga del ser. ¿Cómo enfrentaste estos aspectos en tu propia vida y qué consejos darías a quienes luchan con estas cuestiones?

Si fuera a resumir las heridas con las que he tenido que aprender a vivir, mencionaría las siguientes: (1) la muerte injusta e inesperada de mi madre a sus 48 años de edad, (2) la muerte de mi padre por complicaciones de la COVID-19, (3) la separación de mi primera esposa, y (4) la enfermedad crónica –diabetes mellitus tipo uno– de mi hija Brianna. Si algo he aprendido de esas desgarradoras experiencias es que no existe una alternativa superior a ser como Horacio, el amigo de Hamlet, un hombre que sufre todo como quien nada sufre, que toma los reveses de fortuna y sus favores con la misma gratitud… cuya sangre y cuyo juicio tan bien se entrelazan, que no es flauta para que los dedos de la fortuna toquen el registro que se le antoje; abrazarnos a las palabras de John Milton y comprender que lo mejor es obedecer solamente a Dios; amarle y temerle a un tiempo; proceder cual si estuviésemos siempre delante de Él; no desconfiar jamás de su Providencia; entregarnos del todo a Él, que misericordioso en todas sus obras, hace que el bien triunfe del mal, y convierte las cosas más pequeñas en las más grandes.  

Ninguna persona está exenta de las crisis, provocadas por uno mismo, por los demás, por la naturaleza o los designios de Dios. Nos cuesta asimilar que todos sufrimos, nos enfermamos, y nos morimos… de repente. Que hoy estamos bien y, de la nada, nos puede caer el mundo encima. No importa si somos buenos, justos, amables, inteligentes, y generosos, no sabemos lo que nos sucederá mañana, y el porvenir trae consigo una mezcla de bienes y males para todos. La historia de Job en la Biblia es representativa de esta realidad humana. Job se enfermó de una terrible sarna, perdió sus bienes, y sufrió la muerte de sus hijos… y todo le sucedió en un día. A pesar de ello, él decidió seguir siendo un hombre íntegro y aceptar la voluntad perfecta de Dios. Yo creo que cualquier otra manera de enfrentar las cosas de la vida nos lleva al hedonismo, al nihilismo, o al mal. Son palabras mayores pronunciarle al Creador: «que se haga tu voluntad y no la mía»; requiere de un espíritu superior, pero a la vez, es un nivel de madurez que todos podemos alcanzar.

Lyan B. C., autor de la obra, posando para Elescritor.es.
  • Hablando de la publicación de “Smartbook: Cinco enemigos del ser”, ¿cómo ha sido tu experiencia trabajando con la editorial Círculo Rojo?

Mi experiencia con Círculo Rojo ha sido excelente, desde los inicios del proyecto con el departamento de edición y maquetación, hasta el final con los encargados de marketing y ventas. Agradezco la oportunidad de formar parte de esta editorial y los felicito por el buen desempeño y el trato profesional de todo el equipo. 

  • ¿Qué desafíos enfrentaste durante el proceso de escritura y cómo los superaste?

El proceso de escritura requiere de mucha disciplina. Hay días que escribes con facilidad, que todo fluye, y hay otros días que escribes, borras, vuelves a escribir, editas por aquí y por allá, te pasas diez horas escribiendo y no llegas a completar ni tres párrafos. Eso puede ser frustrante. Superé ese desafío y otros como las restricciones del tiempo y la carga de trabajo siendo perseverante, entendiendo la visión de mi proyecto, asumiendo la responsabilidad de crear algo bueno para el beneficio de los demás. 

  • Dada tu formación multidisciplinaria, ¿cómo logras equilibrar tus roles como médico, profesor y escritor? ¿Cómo se complementan entre sí estas facetas en tu vida?

Equilibrar las facetas profesionales y personales (esposo, padre, quehaceres, ejercicio, hobbies) requiere de tener una relación personal con Aquel que me dio la vida, preparación, práctica continua de mis habilidades, y del apoyo y comprensión de mis seres queridos, especialmente el de mi esposa. Me gusta estar ocupado en proyectos que le dan significado a mi vida. Escribir Smartbook: Cinco enemigos del ser fue una gran bendición para mí, y espero que sea de bendición a los lectores. Así como no hay nada que supere la satisfacción de salvarle la vida a alguien, o curar las heridas de un enfermo, nada me dará mayor regocijo que un lector me diga: «tu libro me hizo reflexionar sobre mis enemigos… tu libro me ayudó a superar un trauma… tu libro me enseñó a considerar pagar el mal con un bien…tu libro me rescató de un lugar oscuro y vacío».


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *