fbpx

Hablamos con Josep Biayna, autor de “EL SERRAT DELS LLIRIS”, que ha publicado con Círculo Rojo.

Hablamos con Josep Biayna, autor de “EL SERRAT DELS LLIRIS”, que ha publicado con Círculo Rojo.

¿Qué te inspiró para escribir “El Serrat dels Lliris” y cómo fue tu proceso creativo para desarrollar la historia?

Yo creo que aquellas cosas que hacemos y que intentamos que respondan a un sentido tienen un porqué y un para qué?

El porqué responde a toda una vida, desde pequeño, pasando largas temporadas en torno al monasterio de l’Estany, en verano, navidades, fines de semana. Visitaba su claustro, la iglesia románica, antiguas dependencias convertidas en posada, rectoría o biblioteca.

Despertó primero la curiosidad del niño y más adelante el afán de conocer como se vivió en estos espacios siglos atrás, que hacían quienes respiraron el mismo aire que yo entre esas piedras milenarias.

A ello hay que añadirle el gusto por la lectura que se fue despertando en largas tardes pasadas en la biblioteca pública que había en una de las dependencias del antiguo monasterio. Afición que incrementaría este deseo de saber sobre la historia y cierta atracción por la etapa de la Edad Media. 

Estos vínculos se fueron cociendo a fuego lento a lo largo de la vida para dar paso a este relato de ficción ambientado en el siglo XIV.

El proceso creativo, la idea del relato, fue rápida. Inicialmente, escribí la trama breve del libro. Un poco como escuché explicar a Josep Maria Benet i Jornet en una entrevista sobre lo que hacía en las series de televisión: escribir “la biblia”.

En mi caso esta biblia consistía en explicar como se iniciaba la historia en el 1329 (la batalla de Oló que desde siempre me ha llamado mucho la atención), qué personajes principales aparecerían, algunos apartados y como terminaría. A partir de aquí se comenzó un proceso de documentación que llevo a modificar algunos de los capítulos que se habían pensado al inicio, ya que aparecieron tramas que me apetecía desarrollar y que ligaban muy bien con la historia.

¿Por qué decidiste ambientar la novela en el siglo XIV y específicamente en l’Estany, Moianès?

El siglo XIV es la etapa de esplendor del monasterio. Bajo la jerarquía del Abad vive una numerosa comunidad de canónigos, sirvientes. Tiene posesiones de tierras, masías y casas repartidas por toda Catalunya de las que obtiene censos. En sus dependencias encontramos una hospedería, una escuela, un hospital. Son muchos los caballeros que acuden al monasterio después de volver de las cruzadas, …

Su claustro es considerado uno de los más importantes del románico catalán.

Me une un vínculo vital y emocional con este micro-pueblo (poco más de 300 habitantes). Un pueblo a 870 m de altura al que me llevaron mis padres de pequeño para hacer una “cura de aires”, ya que era un niño enfermo de asma y alergias.

En este pueblo viví largos veranos de mi infancia y adolescencia, de aquellos que empezaban por San Juan i terminaban bien entrado septiembre. También me casé en la iglesia del monasterio y más tarde reviví mi infancia a través de la mirada de mis hijos.

Casi, podría decir, que al escribir percibía un hilo que me unía con las gentes que me habían precedido siglos atrás entre estas piedras milenarias.

¿Cuál es el mensaje principal o la idea que esperas que los lectores obtengan después de leer tu libro?

Creo que hay varios mensajes. En primer lugar, las que se relacionan con vivir en la Edad Media. Una etapa más o menos dura según dónde estuvieras situado en la pirámide de poder. En el libro se viven las relaciones de poder entre el clérigos, campesinos, caballeros, …

Las ideas que tienen que ver la dureza del clima, los trabajos del campo y las festividades relacionadas con la iglesia (navidad, pascua, candelera, …) y el ciclo del año (primavera, la siega).

Finalmente, tienen una especial relevancia el valor de la amistad entre los personajes, el amor y las pasiones.

Se ha querido dibujar una etapa que, aunque dura no está exenta de sueños, ilusiones, buen humor. 

También se ha pretendido presentar una mujer fuerte, presente, más allá del papel reproductivo otorgado generalmente en los libros de historia medieval.

¿Cómo fue tu experiencia al explorar las dinámicas de poder, las relaciones sociales y las costumbres de la época medieval en tu obra?

Muy interesante. Aunque se conoce bastante sobre esta etapa histórica, me he llevado alguna sorpresa. Por ejemplo que cada canónigo en la comunidad del monasterio era como una especie de “franquiciado”. Desarrollaba las funciones propias que le encomendaba el Abad y por ella recibía diezmos, comisiones, …, y algunos acumulaban importantes bienes.

De ahí también vendrán las tensiones y la decadencia del monasterio.

Unas de las experiencias más significativas ha sido la de contextualizar en un espacio próximo aquello que sabes sobre esta etapa. Focalizar en l’Estany lecturas, películas, imágenes, ficción.

Josep Biayna durante la firma de ejemplares.

Los personajes de Guillem y Bernat tienen un viaje marcado por eventos significativos. ¿Puedes hablarnos sobre cómo evolucionan a lo largo de la novela?

Hay una frase del hermano mayor de Guillem que podría resumir la infancia en la Edad Media. Feliu dice que los pobres y además campesinos no tienen infancia: “del pecho de la madre a labrar el campo”.

A pesar de esto se ha pretendido que sueñen, que sueñen juntos y vayan creciendo en sus ilusiones a la vez que lo hacen sus cuerpos al entrar en la adolescencia. Descubre el amor, la atracción por las mujeres. En el caso de Bernat va creciendo en su fe y deseo de convertir-se en sacerdote. 

Su mundo es pequeño y conocido. El monasterio y sus alrededores. A pesar de ello, personajes como el esclavo artista de capiteles Jafar, caballeros que vuelven de las cruzadas, viajeros… les van abriendo un mundo más allá de las lindes de l’Estany.

Cuando acompañan al Abad del monasterio a las Cortes Medievales de Barcelona, el deseo, el sueño, se hace realidad y toman conciencia de su destino.

El cambio de narradores es un aspecto interesante de tu libro. ¿Cómo decidiste utilizar esta técnica y qué crees que aporta a la historia?

Tenía claro que los personajes del libro eran los que debían narrar la historia en primera persona. Me ha permitido entrar más en su personalidad, dar más viveza y ritmo al relato. Me parecía también que de esta manera se establecía una especie de conversación con el lector.

El autor se ha reservado dos capítulos en que narra en tercera persona, los capítulos en los que se introduce una mirada externa en la descripción de los personajes principales: Guillem y Bernat.

¿Cuál fue el mayor desafío al escribir una historia se desenvuelve en un contexto histórico tan detallado?

¡No escribir alguna barbaridad! Es un relato de ficción, que se basa en momentos reales. A partir de ahí el autor y el ilustrador imaginan, recrean y escriben unas tramas que pudieron ser posibles.

La batalla de Oló, la bendición en Puig Caritat, la celebración de la Pascua, …, son, por poner algún ejemplo, situaciones documentadas sobre las cuales se hace ficción en el libro.

No tiene pretensión de ser un libro de rigor histórico ni mucho menos. Cierto también que en el proceso de documentación se ha recogido información para responder a algunas preguntas: qué comían, cómo viajaban, como vestían, etc.

¿Qué papel juega el monasterio medieval de l’Estany en la trama y cómo influyó tu conexión personal con ese lugar en la creación de la historia?

El autor y sus acompañantes posando para Elescritor.es.

¿Cuál es tu parte favorita o escena más memorable de la novela y por qué?

No sabría responder. Seguramente la del segundo capítulo “la batalla d’Oló” que tiene cierto tono épico y que incorporar buena parte de las tramas que vendrán después.

Aquí me gustaría apuntar el retorno que ya me está llegando de algunos lectores. Es sorprendente la diversidad de lecturas y con qué aspectos se queda cada uno.

Mary Carmen: “Me ha trasladado a mi infancia en un pueblecito de Soria. Aunque el libro sea en el siglo XIV, hay aspectos de la vida rural, del campo, de la religión que cambian muy lentamente o que no han cambiado tanto”

¿Qué tal ha sido tu experiencia publicando con la editorial Círculo Rojo? ¿Hubo algún aspecto particular que destacarías durante este proceso?

Extraordinaria. En la nube de palabras destacaría: profesionalidad, empatía, soporte, acompañamiento, asesoramiento, amabilidad.

Publicar por primera vez es entrar en un mundo para mi desconocido. Con Círculo Rojo he viajado de forma suave y tranquila por todas las fases des de la corrección, maquetación, portada, difusión.

Destaco la persona que ha coordinado las fases des del inicio y que me ha acompañado: Nazaret Domínguez.


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *