¿Somos nosotros quienes elegimos o es el mundo el que elige por nosotros?

¿Somos nosotros quienes elegimos o es el mundo el que elige por nosotros?

Me encantan las tardes de café que finalizan con una copa a las dos de la mañana. Ese momento del día, en una terraza, rodeada de amigas/os, es el mejor momento de “desconexión”. Sí, “desconexión” entre comillas. Desconectamos de nuestro día a día, de nuestro trabajo, de nuestra rutina, de nuestras preocupaciones…, para sumergirnos en nuestro propio mundo en el cuál no solo hablamos de moda, de coches, maquillaje, vacaciones, fiestas, etc., sino que nos cuestionamos muchas cosas.

Hace unos días, una amiga comentó que tenía la sensación de no haber elegido nada de lo que era en ese momento: ni su formación académica, ni su trabajo, ni sus amistades… Sentía que el destino, la casualidad o la suerte habían decidido por ella.  Me quedé callada y pensativa. No era mi caso cien por cien, pero me sentí un poco reflejada. Soy maestra, pero no era mi primera opción; estudié en Ciudad Real, pero tampoco era mi destino preferido… Esto, me lleva a pensar en lo complicado, y a la vez fascinante, que es el efecto mariposa. Una sola acción desencadena una serie de consecuencias que pueden hacer que conozcas o no a una persona, que encuentres trabajo, que cumplas tus sueños o que pierdas a alguien importante. Todo se reduce a estar o no en el lugar indicado, para bien o para mal.

Nunca me he arrepentido de mis decisiones o, mejor dicho, casi nunca; pero muchas veces me he planteado cómo sería mi vida si hubiera tomado otro camino. Si no me hubiera esforzado y hubiera repetido 2º de bachillerato, si me hubiera ido a estudiar a Málaga, si hubiera hecho otra carrera universitaria, si hubiera decidido no sentarme a su lado el primer día de clase… No somos conscientes de las repercusiones que tienen nuestros actos; pero mucho menos lo somos, si nos fijamos en las consecuencias que les traen a los que están cerca de nosotros. Nuestros actos no solo nos repercuten a nosotros mismos, sino que repercuten a los demás y viceversa. ¿Somos nosotros quienes elegimos o es el mundo el que elige por nosotros?

Si me descuido mirando el móvil conduciendo y mi coche invade el carril contrario; si me duermo y pierdo el tren que me lleva a Atocha, si no cojo el teléfono justo en el momento que me llaman para una entrevista de trabajo, si decido cruzar el semáforo en rojo o si giro la cabeza a otro lado cuando estoy presenciando una agresión… ¿Somos lo que hacemos o hacemos lo que somos? 

No sé la respuesta, pero sé que mientras estemos vivos, debemos intentar tomar el control de nuestra vida, porque, aunque no podamos controlarlo todo, al menos podamos orientarla para intentar ir por el camino que debemos. No sé si será el correcto o no, pero como mínimo, intentemos hacer el menor daño posible a los que están a nuestro alrededor.

Y tú… ¿has elegido quién eres o la vida ha elegido por ti?


Elvira Murillo es una escritora manchega, nacida en 1991 en Consuegra (Toledo) y graduada en Magisterio. Actualmente compagina su trabajo con su pasión por las letras, y ya ha publicado su primera novela: «Sin querer, quiero». Puedes leer más sobre ella en su Instagram: https://www.instagram.com/elviragmurillo/

Elvira G. Murillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.