fbpx

VIAJE AL ENIGMÁTICO MUNDO DEL ANIME DESDE PSYCHO PASS. | Por Alex Kravchuk

VIAJE AL ENIGMÁTICO MUNDO DEL ANIME DESDE PSYCHO PASS. | Por Alex Kravchuk

Somos todos testigos del dulce auge que está experimentando el género de animación japonesa llamado anime. Desde mediados del pasado siglo, entre 1960 y 1980 exactamente, el anime ha mostrado una línea ascendente casi sin altibajos y su gran acogida por la audiencia global en la actualidad es un hecho innegable. Podríamos decir incluso que, toda la cultura japonesa, por medio del tan afamado lema Cool Japan, está atravesando grandes momentos y goza de renombre en casi todos los rincones del mundo. Cada vez son más los niños, jóvenes y adultos que consumen la tan variada carta de este género que se ofrece al mundo hasta el punto de que se opte más por la visualización y consumo de anime que la de una serie o película cotidiana. Esta elección puede ser comprensible y justificable, dado que, dentro de la amplia variedad, existen joyas artísticas que cautivan a las audiencias y poseen una acogida entre el público nacional e internacional muy destacable. Entre estos cautivadores ejemplos hoy vengo a hablar especialmente de uno en concreto: Psycho Pass.

¿Os imagináis un mundo en el que la capacidad de elegir lo que se quiere queda anulada y a cada persona se le dicta el camino que debe escoger en la sociedad y lo que ha de hacer con su vida sin la posibilidad de la libre elección o de la duda mediante un sistema llamado Sybil? Esto mismo es Psycho Pass, un anime ambientado en el Japón futurista con toques Cyberpunk. La historia se desarrolla exactamente en la ciudad de Tokyo, donde todo acto violento, pensamiento peligroso, inclinación sospechosa o cualquier otro síntoma parecido es juzgado mediante un chequeo casi diario a través de una especie de escáneres cismáticos distribuidos por la ciudad, convirtiéndose en una perpetua vigilancia individual para no romper el orden colectivo. Todos los trabajos y las profesiones son determinadas de antemano por dicha estructura y el orden social es llevado a cabo por la mano derecha del mismo, que se ve personificado en los agentes de policía, denominados inspectores y ejecutores. Todo ello regido por el organismo institucional llamado Ministerio del Bienestar. Se centra, principalmente, en la joven detective Tsunemori Akane, que se incorpora al cuerpo policial como jefa inspectora de un grupo de presos denominados ejecutores que el propio sistema determinó en su día ineptos para vivir en sociedad, pero útiles y válidos para cooperar y ayudar a la policía por sus aptitudes y actitudes. Éstos también pueden ser antiguos inspectores que en su día “se involucraron demasiado” en un antiguo caso y fueron degradados a ejecutores, como es el caso del preso llamado Kougami Shinya. Akane, junto con Nobuchika Ginoza, el otro jefe inspector, conformarán el grupo policial que se encargará de imponer la balanza de la justicia mediante unas armas especiales llamadas dominator que miden el coeficiente de criminalidad, el cual puede paralizar o matar al agresor contra el que se dispare dependiendo del número que muestre dicho coeficiente, y seguir preservando así el orden social y la estabilidad estructural.

Lejos de ser un engranaje perfecto y utópico, se puede percibir cómo Sybil muestra unas grietas notables y visibles lagunas en el ámbito tanto estructural y burocrático, como en el plano más humano y social. Por una de estas grietas y, valiéndose de sus dotes personales, emerge el personaje antagonista (¿o protagonista?) de este anime: Makishima Shougo, un hombre que pasa desapercibido ante los escáneres y es asintomático, es decir, los dominators no pueden medir su coeficiente criminal, buscando así implementar un sistema más humano utilizando medios poco ortodoxos para tal propósito aprovechando la ventaja que posee frente este. Pero, ¿Por qué creéis que no me contradigo cuando digo que Makishima Shougo es el antagonista y protagonista de Psycho Pass? ¿qué ideales persigue Makishima y por qué no se satisface en vivir como un ciudadano más? Para empezar, como he mencionado antes, se trata de un individuo asintomático a los escáneres, a los dominators y a los diferentes mecanismos de control social que existen en la ciudad de Tokyo; posee unas altas capacidades intelectuales acerca de las ramas humanas como son el arte, la literatura, filosofía e historia, a lo que también le acompaña, sus conocimientos en artes marciales y en biomedicina. Es un individuo calculador y estratega que no necesariamente busca a individuos de su misma mentalidad o forma de pensar, sino más bien, busca utilizar a tales individuos para emprender sus propios propósitos: la abolición de Sybil para volver a vivir en un mundo donde vuelva a predominar la voluntad de elegir sobre la vida de uno mismo y no sea una máquina quien dicte el destino del ser humano. Se le podría calificar como una especie de “Kantiano malvado”, ya que, en pensamiento es un idealista y en acto utiliza medios violentos para plasmarlo.

A simple vista parecen unos ideales poco malvados para ser asociados a un villano, pero en este caso, Makishima es, más bien, un villano moral. Es un antagonista que mueve los hilos en la sombra, un director de orquesta que gestiona el comportamiento humano a su propio interés personal y que pretende en pos de un orden social más humano justificar sus actos delictivos, los cuales como se verá, barren muchas vidas humanas a su paso. A Makishima le satisface mucho el estímulo intelectual que otros le puedan brindar, porque se siente aislado en un sistema que no lo reconoce y busca, en cierta manera, la venganza, por una parte, y la posibilidad de ser juzgado como ser humano por la otra. Es entonces cuando da con Kougami Shinya, uno de los ejecutores a cargo de Tsunemori Akane y en el que Makishima verá su némesis.

Más allá del mero aspecto moral, Makishima crea un equipo propio para adentrarse en el corazón de Sybil mientras Kougami y el resto de ejecutores e inspectores intenta detenerle para impedirle tal objetivo. A partir de aquí, todo se convierte en un pulso intelectual, en una espiral estratégica y en un memorable enfrentamiento entre Shougo y Shinya.

Personalmente, pienso que en lo más profundo de Makishima se encuentra el deseo de ser reconocido como humano, queriendo destruir al organismo que le ha quitado la posibilidad de experimentar tal cosa. Pretende ser juzgado como cualquier ser humano por sus actos y atenerse a las consecuencias. Makishima Shougo no existe a los ojos de Sybil y es una sensación que equivale a no ser reconocido como ser humano. Partiendo de esa base, se vale de medios violentos porque es la única manera de captar la atención del sistema y de volver a experimentar el miedo, temor, angustia, sufrimiento, libre albedrío o la esperanza, que son los elementos de los que esta sociedad carece. Solo busca conservar aquello que siempre le ha pertenecido al ser humano y que las cosas vuelvan a hacerse con la misma simplicidad, cotidianeidad y naturalidad de siempre. Todo ello conforma la distopía que, bajo mi punto de vista, está experimentando una sociedad dormida y anestesiada bajo una directriz dudosamente perfecta.

 Los ideales de Makishima Shougo enfrentados al orden social, la batalla que este mantiene con Kougami Shinya, la corrupción que se oculta en el Ministerio de Bienestar, la oscura verdad que hay tras el sistema Sybil o la evolución psicológica que experimenta Tsunemori Akane y el resto de personajes del cuerpo policial, son algunos de los muchos alicientes que tiene esta obra maestra del anime. El único punto de mejora es, a mi juicio, el dibujo en algunos capítulos, que manifiesta una calidad distinta a la presentada en general. Pero la intrahistoria, la magnífica elaboración de cada personaje y la creatividad con la que se ha llevado a cabo todo el argumento lo sobre compensa eficazmente. Especial atención merece también la banda sonora que encaja perfectamente en cada escena y le suma al ambiente la emoción e impresión adecuada al espectador. Desde luego, ya seas joven o adulto, Psycho Pass trata temas muy diversos que enganchan a la audiencia desde el primer capítulo y, al mismo tiempo que divierte y entretiene, fomenta la reflexión y ensancha la mente.


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

One thought on “VIAJE AL ENIGMÁTICO MUNDO DEL ANIME DESDE PSYCHO PASS. | Por Alex Kravchuk

  1. En lo personal desde que vi este anime me fascinó y he seguido todos los siguientes que han sido hasta la fecha, saludos desde Los Cabos México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *