fbpx

Generación de Cristal | Por Eduardo Ara Aguarón

Generación de Cristal | Por Eduardo Ara Aguarón

De entre todos los términos que han nacido de las redes sociales y en el internet en general, quizás sea el de “generación de cristal” el que más me llama la atención. Para aquel que no lo conozca, es usado para referirse a la actual generación (abarcando a los nacidos a partir del año 2000), debido a su supuesta fragilidad y tendencia a ofenderse. En el momento en el que alguien se muestra ofendido con mayor o menor razón ante un comentario, acto o cualquier contenido, siempre habrá alguien esgrimiendo esas palabras como un irrefutable argumento. A mí, en lo personal, hay varias cosas que me chirrían de este calificativo, que nos mete a todos los miembros de una extensa generación en el mismo saco.

Sí que es verdad que en estos tiempos que corren no es tan raro ver como se hacen montañas de granos de arena. Abundan los moralistas que parecen ver un comentario desafortunado como un crimen digno de linchamiento. Pero al final podemos desacreditar a cualquier colectivo usando esos casos extremos. No obstante, en el caso de que aplicar eso fuese válido, nos encontraríamos con que todas las generaciones han sido de cristal. Si viajásemos tan solo un siglo atrás sería fácil escandalizar a nuestros antepasados con la mera idea de una sociedad donde las mujeres pueden ir con el tobillo al aire con completa libertad. Las mil furiosas respuestas que puede desencadenar un chiste de humor negro en las redes no son nada en comparación al castigo que podrías recibir si dieses una opinión distinta a la de la monarquía en plena edad media. Y no debemos olvidar esos moralistas de los que hablaba antes, pues dudo mucho que todos hayan nacido después de los dos mil.

Tampoco voy a caer en el mismo error que estoy denunciando y criticar a generaciones enteras por casos más o menos aislados. De hecho, no voy a negar que nuestra generación sea más débil. Comparar las penurias de la posguerra con la necesidad de tener el último modelo de móvil es básicamente un insulto. Ojo, hablo de la población general acomodada (entre la que me incluyo). Si nos vamos al tercer mundo o, simplemente, a barrios marginales de nuestra misma ciudad, otro gallo cantaría, pero confío en que nadie sea tan idiota como para extender el término a jóvenes sufridores de esas zonas.

Mi conclusión a esta reflexión es que lo que cambian no son las generaciones, sino las condiciones con las que estás viven así como los problemas a los que se enfrentan y sus valores. Si la generación del 98 hubiese nacido en estos días su protesta se habría realizado en “tweets” en vez de en literatura. Y si bien es cierto que nuestros problemas son quizás más leves que los de nuestros antepasados, aunque  tampoco debemos ignorar preocupaciones como la del cambio climático, creo que sería un problema que no fuera así, por el nulo progreso que implicaría. Finalmente, en lo respectivo a los valores, me parece que todos debemos hacer algo de reflexión, pues al margen de que los más mayores deban entender que no todo lo que les han enseñado se debe mantener, los jóvenes no debemos olvidar que ese proceso no es fácil, así como que probablemente debamos aprenderlo nosotros en un futuro. Quién sabe, quizás en unos treinta años esté leyendo un artículo de un adolescente criticando cómo son llamados la generación de cristal por los nacidos entre el 2000 y el 2022.


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.