fbpx

«Enamoramiento: la cocaína del amor» | Por Alberto Simón

«Enamoramiento: la cocaína del amor» | Por Alberto Simón

¿Sabías que estar enamorado te produce un efecto similar a la cocaína?

Hemos distorsionado el enamoramiento con las películas, las canciones, san Valentín, entre otros. Fantaseamos con ese enamoramiento.

Estar enamorado es una de las mayores locuras que existen: de repente todo te hace gracia, pierdes el apetito, estás feliz las veinticuatro horas del día y solo piensas y vives por y para esa persona.

¿No te resulta curioso esto?, ¿no te has preguntado por qué reaccionamos de tal manera?

Permíteme explicarte qué es realmente el enamoramiento:

Cuando sufres la etapa de enamoramiento tu cerebro segrega un conjunto de neuroquímicos para que te obsesiones con esa persona, lleguéis al coito y de esta forma propiciemos la especie humana. El enamoramiento es para un fin biológico. Punto.

Te acabo de joder tu concepto del amor, en un futuro lo agradecerás. Porque vas a comprender por qué has actuado todo este tiempo de cierta forma y vas a ahorrarte muchos golpes contra el muro.

Porque cuando estamos en este proceso vivimos drogados y omitimos todo tipo de taras e imperfecciones de la otra persona. Más o menos al año y medio, cuando ya nos acostumbramos a estas drogas, se va el enamoramiento (y con ello el amor en la mayoría de las ocasiones), ya que descubres realmente quién es la otra persona.

No es de extrañar que vivamos tal ola de separaciones y divorcios. La mayoría de la gente no tiene ni idea de esto y lo peor es que aun dándose una hostia tras otra, siguen repitiendo los mismos patrones sin cuestionarlos.

El enamoramiento va muy ligado con la dependencia emocional, ya que cuando asociamos a la otra persona dichas sensaciones que nos proporciona ese conjunto de neuroquímicos y pensamos que esa persona es nuestra felicidad, podemos llegar a afirmar que no podríamos vivir sin ella.

Todo lo que puedas pensar que te puede proporcionar tu pareja, ya está dentro de ti. Tu pareja podrá ser un estímulo para potenciar esa felicidad, pero ni mucho menos tu pareja es la causa de tu felicidad.

Hay personas que se vuelven adictas al enamoramiento, a esa explosión de neuroquímicos que nos producen los primeros meses de esta etapa, y por ello encadenan una relación tras otra.


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.