fbpx

«15 CONSEJOS PARA EL ESCRITOR NOVATO» | Por Álvaro Calvete Aguilar

«15 CONSEJOS PARA EL ESCRITOR NOVATO» | Por Álvaro Calvete Aguilar

Existen multitud de libros, artículos y cursos para aprender a escribir, o mejorar tu técnica, en el caso de que ya sepas hacerlo medianamente bien. Es por eso que, como autor de cinco novelas publicadas, voy a centrarme más en esos pequeños consejos que facilitarán tu labor y que he aprendido con la experiencia. Espero que os sea de utilidad.

  1. A escribir bien, se aprende escribiendo: Ya lo dijo Picasso: “Cuando llegue la inspiración, que me pille trabajando”. El talento existe, es innegable, pero no imagino a Messi siendo el mejor jugador del mundo sentado en el sofá de su casa. No esperes a que te llegue la inspiración divina. Ponte a escribir. Habrá días en que fluyas más que otros, pero cualquier paso que des, por pequeño que sea, te hará avanzar. Incluso ese día que pensabas que no estabas inspirado puede ser el germen para una idea posterior.
  2. No escribas en papel: Al final, es doble trabajo y te va a dar pereza cuando tengas que pasarlo a ordenador. Pocas editoriales (por no decir ninguna), aceptan ya manuscritos. Todo se hace en formato digital, ya sea vía email o rellenando un formulario. Yo uso el papel para anotar ideas, pero a la hora de escribir, lo hago directamente en el ordenador.
  3. Crea un documento base: Con esto me refiero a que prepares el formato en que escribirás tu historia desde el principio:
    • El tamaño de la hoja: Yo uso A5 para hacerme una idea de los que me ocupará cada capítulo y el número aproximado de páginas que tendrá mi obra.
    • El tipo de letra, el tamaño y el zoom: Aunque esto luego puede variar por exigencias de la editorial, elige la que a ti no te resulta pesada de leer ni te sea difícil de entender. Yo por ejemplo uso la Adobe Garamond Pro al 13 y con zoom al 120%.
    • El interlineado, los márgenes y las sangrías: En mi caso, sencillo, predeterminado, y 1,25 para nuevos párrafos y diálogos, respectivamente.

Con esto, tienes para empezar. Luego, como he dicho, cada editorial lo ajustará a sus preferencias, pero a ti te ayudará a sentirte cómodo cuando escribas.

4. Usa el diccionario: Tanto el de la RAE (yo tengo la app en mi móvil descargada), como el de sinónimos que viene incorporado en el procesador de texto (botón derecho sobre una palabra, sinónimos), son herramientas que deberías tener siempre a mano. Además, cualquier duda, busca en Google (FundèuRAE es magnífica). No abuses de palabras raras o demasiado rebuscadas.

5. Crea un botón de acceso directo para los diálogos: Me refiero al uso de la raya como indicador de que un personaje va a hablar. No existe una tecla con este símbolo. Tienes que insertarlo manualmente desde la opción insertar, y símbolo (es este: ―). No uses el guion para enumerar ya que, además, efectúa una sangría que no es la correcta. Yo suelo ponerlo en la tecla de flecha arriba, que la uso poco.

6. Disfruta de la escritura: Es la parte más divertida y la que más me gusta. Si vas a escribir una novela, hay otras fases como la investigación, la corrección, la búsqueda de editorial, la revisión, la publicación… que son más engorrosas y aburridas. Escribir es la esencia, y la echarás de menos cuando estés con las otras que he mencionado.

7. Corrige en papel: Yo siempre corrijo, como mínimo, dos veces. Una en la pantalla cuando acabo de escribir un capítulo, y una más exhaustiva en papel. Me imprimo varios capítulos (cuando tengo que pensar cómo continuar la historia, cuando no tengo tiempo para escribir…) y voy marcando en rojo los errores, tanto de forma, como ortográficos o gramaticales. No me preguntéis por qué, pero en papel se detectan muchos más errores que en el ordenador. También suelo hacer otra corrección leyendo en voz . alta. Ayuda a saber si el texto tiene coherencia o si las frases son demasiado largas, por ejemplo.

8. Ten siempre algo a mano para anotar ideas: La inspiración surge en cualquier sitio. Yo suelo apuntar en las notas del móvil en el momento que me viene una idea. No confíes en tu memoria, hazme caso, te traicionará, especialmente de noche. Si te despiertas de madrugada con una buena idea, ¡apúntala! Yo he llegado a dormir con un cuadernillo y un bolígrafo en la mesita de noche.

9. Cuida todos los aspectos: Solemos darle mucha importancia a la trama, la idea principal que da pie a querer escribir nuestra historia. Pero son igual de importantes los personajes, la ambientación, decidir qué tipo de narrador voy a usar… No descuides estos aspectos.

10. No tengas reparo por eliminar contenido: Ya sé que nos cuesta quitar ideas o fragmentos, pero hay que saber si lo que voy a poner es realmente necesario o puede omitirse. Yo, cuando elimino algo, lo corto y pego en un documento aparte. Nunca se sabe si vas a rescatarlo.

11. No te obsesiones con la extensión: No te pongas como objetivo escribir una novela de quinientas páginas o doscientas mil palabras sin haber empezado si quiera. Simplemente escribe. Deja que la historia cobre vida propia y te vaya marcando los tiempos. A no ser, claro está, que se trate de un relato para un concurso donde no se pueda superar una extensión concreta.

12. Cuando acabes tu escrito, compártelo: Dáselo a alguien de tu confianza para que te dé su opinión o encuentre erratas que tú has pasado por alto. Yo siempre se lo paso a cuatro personas: una que caza los errores al vuelo, otra que me da una opinión sincera (incluso si le parece un bodrio), otra que analiza cada detalle, subraya y toma notas tratando de analizar lo que escribo, y otra que también es escritor y me da consejos útiles desde su propia experiencia. Ellos no saben que se lo paso por estos motivos, pero yo me he dado cuenta de su forma de leer y aprovecho esto para mejorar mis escritos. Ellos lo hacen encantados y yo siempre les estoy súper agradecido.

13. Cuando mandes tu novela, elige bien: Antes de nada, regístrala en el Registro de la Propiedad Intelectual. Si tienes certificado o firma digital, se hace en un momento y no es caro. Te curarás en salud y estarás más tranquilo a la hora de enviar tu obra. Luego, busca editoriales que estén dispuestas a recibir manuscritos, que se ajusten a tu novela, que tengan calidad, etc. Si eres novel, lo vas a tener difícil. Siempre recomiendo no autopublicar ya que te tendrás que hacer cargo de todo el proceso y, créeme, no quieres pasar por eso. Hoy en día existen muchas editoriales que publican a buenos precios ofreciendo buenos servicios. Un par de ejemplos pueden ser: Círculo Rojo y Letrame. Hay otras editoriales que pueden ofrecerte coedición, pero las condiciones no siempre te beneficiarán. Valora bien lo que buscas y lo que te ofrecen.

Si consigues que te publique una de primera línea (como Planeta), enhorabuena, es un sueño hecho realidad, pero el 99% de las veces ni si quiera te van a contestar.

También existe la posibilidad de publicar en Amazon, pero en temas de derechos cojea, y solo merece la pena, en mi opinión, para la versión en digital. Es difícil triunfar aquí también y tienes que encargarte de todo el proceso igualmente

14. No regales tu libro: Esto puede sonar algo brusco, pero hay mucha gente que te pide o espera que le regales el libro. Valórate, valora tu trabajo, y regálalo solo a aquellos que realmente lo merezcan: quienes te han ayudado a corregirlo, a algún familiar, a alguien que te haya regalado antes el suyo… Escribir y publicar un libro no es tarea fácil, y la mayoría de las veces nos cuesta el dinero a los autores y autoras. Que no te dé reparo cobrarlo.

15. Pide que te dejen una reseña: No hay nada de malo, y no cuesta trabajo, pedirle a quienes lean tu novela que te dejen una reseña, especialmente en Amazon, ya que hoy día, es la manera de que otras personas se interesen por tu obra. Reconócelo, tú también las lees cuando vas a comprar un libro, vas a reservar un hotel, vas a un restaurante, etc.

Espero que estos consejos os sean de utilidad. Ojalá alguien me los hubiese dicho cuando empecé a escribir. Seguro que hay más, pero desde mi experiencia personal, son los que considero más importantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.