fbpx

El primer año de un «Ogro»

El primer año de un «Ogro»

Ángel Neuquén

Se cumple ahora el año de la publicación de Ogro, la novela negra de Altea Cantarero, opera prima y primera entrega de una ya esperada trilogía. En mayo de 2021 se anticipó la versión digital de la obra y julio veía la luz de la versión definitiva en papel. Iniciaba así la andadura de Altea Cantarero (alias literario de una misteriosa mujer, de quien solo se conocen sus raíces manchegas y origen levantino, y quien ha afirmado que lleva media vida escribiendo otras cosas y con otro nombre, pero nunca, hasta ahora, una novela), como autora independiente y con una novela fulgurante cuyo recorrido este primer año de vida augura una prometedora trayectoria.

De Ogro se ha dicho que no parece una primera novela. Se ha dicho: “Cuando una novela te gusta sin fisuras no puedes (yo no puedo) hacer una biopsia. Punto. No puedo decir nada porque he alucinado tanto con su estilo, su plumica bonica, su relatario de los peores y mejores flecos del ser, su saber contar y su saber callar. Mostrar. Ella controla los tiempos, te engaña un poquito, la muy bruja coruja, en 30 capítulos más bellos que el sol, te esquiva y te encuentra porque, ay, lector, con Altea estás atrapado. Sí. Para siempre. […] te vas a enamorar de su estilo fresco y sencillo, sonoro, callado, misterioso y transparente. Ella te va llevando, sabe el camino, déjate llevar”, ha afirmado de Ogro Marisa Mestre, promotora cultural y alma de la literatura indie en Cuenca.

Ogro, de altea Cantarero

Al poco de ver la luz, la novela fue ya presentada tras su selección como mejor opera prima de autora novel en el Festival ALICANTE NOIR 2021. A la sazón, visitó también como obra invitada la Feria del Libro Cuenca Lee 2021, en el burbujeante Stand de Literatura Independiente promovido por la Asociación Calambur. Ogro fue una de las obras con más tirón en aquella primera experiencia en feria, éxito que repitió con rotundidad en la siguiente edición en mayo de este año, cuando fue invitada de nuevo y batió récords de venta. Todo ello, siendo una primera novela de autora desconocida que, para más inri, publica con un estricto pseudónimo que salvaguarda con sutil rigor. Nunca hemos visto su rostro en una fotografía pública, no conocemos su nombre real, aunque, como ella dice, “Altea Cantarero” es un nombre tan real como el otro, el de su “otra vida”.

Durante este año Altea ha sido entrevistada en distintos medios, suscitando un interés creciente desde la salida a la luz de Ogro, que ya inauguró su nacimiento con un tempranísimo eco en prensa internacional de alto impacto: el diario EL PAÍS DIGITAL de Argentina publicó una nota de prensa y crítica literaria firmada por el laureado escritor argentino y reputado politólogo Juan von Zeschau. Casi inmediatamente tras su publicación se coló durante varios meses en el TOP20 de Mejores Libros de Suspense. Noticias en prensa, reseñas en populares blogs literarios, hasta un programa propio en el podcast “Historias Terminables” o el artículo sobre el libro en el prestigioso Centro Literario Istak Axolotl de México, destacando en todo ello la flamante invitación al Foro de Nueva Creación organizado por la Diputación de Cuenca… Un año preñado de éxitos, reconocimiento, nuevos caminos y aventuras que nos hacen pensar en Altea Cantarero como uno de los novísimos nombres del noir español con mayor proyección.

Tal vez lo que más destaque de Ogro sea su calidad literaria, que a veces queda curiosamente disimulada por lo entretenido de la propia trama, que disfraza de lectura fácil, rápida, comercial incluso (“mal llamada comercial”, decía von Zeschau), una pluma notable y diferente: es tan divertida, se lee tan de corrido, que uno no se cree que, además, esté tan bien escrita: “La pluma de Cantarero es capaz de narrar terror con una lírica inusitada en este género”, ha dicho de Ogro la crítica literaria Alicia Palmero. Por su parte, la escritora Fátima Romero proclama: “Dentro de un año o dos, cuando todo el mundo hable del fenómeno Ogro, podré decir que lo leí primero”.

Y lo mejor es que Ogro, como empezamos diciendo, no viene solo: es apenas la primera entrega de una criatura de tres cabezas, una trilogía cuya siguiente entrega está en camino: Altea nos ha prometido la segunda parte para el próximo año, si los vientos son favorables. Al amor de la lumbre (¿título provisional? Altea no confirma) nos traerá más y mejor de lo más granado de Ogro. Terror, amistad, amor, lo abominable de los crímenes más incomprensibles, lo más grande del valor, lo más trepidante de un puro suspense, todo en el entorno incomparable de Cuenca, legendario, bello, piedra y poesía, esa ciudad inimitable, gran olvidada a menudo, y que, entre otras cosas, Altea ha querido homenajear abiertamente entre sus líneas.

¡Larga vida a los “ogros” de Altea!

Novela Ogro, de Altea Cantarero

¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.