fbpx

Una charla con Juan Antonio Ortega Núñez, que nos habla sobre su obra “Clima y meteorología fácil”.

Una charla con Juan Antonio Ortega Núñez, que nos habla sobre su obra “Clima y meteorología fácil”.
  • ¿Qué te motivó a escribir “CLIMA Y METEOROLOGÍA FÁCIL”?

“Clima y Meteorología Fácil” es el desarrollo de un libro anterior, y más o menos reciente, que distribuí entre amigos y conocidos de los que he aprovechado comentarios y críticas. 

Sobre todo, he vuelto a insistir en el gran desconocimiento, de todo el mundo, de la ley más importante de la naturaleza, que es el ciclo del agua y de la cantidad de la energía que mueve ese ciclo, que es la gran desconocida y que es fundamental para la estabilidad del clima en la Tierra.

  • Tu libro está dirigido a un público amplio. ¿Qué estrategias utilizaste para hacer accesibles los conceptos de clima y meteorología a todos los lectores?

Me acordé de cuando, en el colegio, me explicaron el ciclo del agua. Fue una lección más, algo había que aprender y olvidar rápido para salir al recreo a jugar, pero siempre la he recordado. Años después, me he dado cuenta de que había sido una de las explicaciones más importantes de mi vida. He pensado mucho en esa lección de la escuela primaria. He escrito este libro para que lo entiendan desde los escolares, de nueve añitos, hasta todo el que quiera leerlo, porque son todos conceptos naturales. Es la vida misma.

  • Mencionas que abordas conceptos revolucionarios pero naturales. ¿Podrías dar un ejemplo de uno de estos conceptos que exploras en tu libro?

Sí, claro, tan natural como “que la lluvia viene de la lluvia” y que no la traen los americanos en contenedores y la sueltan para que caiga en nuestros campos. La lluvia solo puede llegar de la lluvia, del ciclo del agua, del ciclo de la lluvia en los continentes y en el mar, y que, si interrumpimos ese ciclo, como si interrumpimos cualquier otro, deja de ocurrir algo con frecuencia, en este caso deja de llover. Es algo revolucionario, ¿verdad? Pues no se entiende, o no se quiere entender.

Cuando hablo de esto, las preguntas inmediatas son: ¿Entonces no regamos los campos? ¿Pero la lluvia no viene del agua de los mares y de los océanos? 
Pues no, no es así. Donde no hay ciclo, no llueve aunque haya mar.

  • Hablas de la “no-refrigeración global” como algo distinto del calentamiento global. ¿Podrías explicarnos brevemente esta diferencia?

La “no-refrigeración” es algo totalmente distinto del calentamiento. 
Un coche, por ejemplo, puede sufrir un calentamiento porque no funcione la bomba del agua, o si ha perdido el anticongelante, pero si todos los sistemas del vehículo funcionaran con normalidad y un cartón, o un plástico, tapara el radiador, no es que el coche se esté calentando, sino que no se está enfriando.
Eso es lo que ocurre con el planeta, que hemos interrumpido su sistema de refrigeración, que es el ciclo del agua, que es la evaporación de la lluvia en la superficie de mares y océanos. Por eso solo aumenta la superficie de mares y océanos, como del Cantábrico y, especialmente, del Mediterráneo, que cada vez está más caliente. Creo que en el libro lo explico con claridad. 

Obra de Juan Antonio Ortega Núñez.
  • En tu trayectoria como piloto y experto en meteorología, ¿cuál ha sido la experiencia más memorable que te ha inspirado para este libro?

Sin duda alguna, la experiencia más memorable fue cuando trabajé en Canarias haciendo llover. Allí utilizamos la pulverización de unas sales en la base de las nubes para que al condesar las gotitas de vapor de agua se liberara una energía tan grande que hacía que esa nube, en la que no parábamos de dar vueltas, que solo esa nube tratada, creciera y que, al llegar a la isla, se estrellara contra las montañas de Gran Canaria, rompiendo la inversión de los alisios, permitiendo la entrada de humedad a las capas altas de la atmósfera y haciendo llover.

En las islas de Canarias, donde no hay montañas no llueve y donde hay montañas muy altas, llueve con regularidad porque esas montañas tan altas rompen la inversión de los vientos y facilitan la precipitación.

  • ¿Qué impacto esperas que tenga tu libro en la forma en que las personas entienden y perciben el clima y la meteorología?

Me gustaría que tuviera un impacto importante, porque es esencial que no sigamos equivocando las causas del acelerado cambio del clima y que pudiéramos aplicar las soluciones correctas, aunque creo que vamos muy tarde y que ya, casi, no tiene solución, porque hemos matado todos los ríos del mundo, de los que dependía cada clima.

  • Con tantos años de experiencia en aviación y meteorología, ¿cuáles crees que son los mayores desafíos actuales en la comprensión pública del cambio climático?

Empecé a volar en 1974 y ya estoy jubilado, pero de la meteorología no me he jubilado nunca y nunca lo haré. Todos los días aprendo.

Juan Antonio Ortega Núñez. Autor de la obra.
  • ¿Qué consejo darías a los jóvenes interesados en seguir una carrera en meteorología o aviación, basándote en tu propia experiencia?

A ver, la aviación ha cambiado mucho desde que yo empecé. Piense que algunos de los aviones que yo he volado, están en los museos. Hoy la aviación es otra cosa, porque ha perdido mucho del factor humano, aunque sigue siendo apasionante, sobre todo cuando hay que hacer un aterrizaje en condiciones extremas de viento y lluvia, que es lo más divertido, y donde la tecnología, de momento, se ve superada.

Con respecto a la meteorología, pues yo les diría a los jóvenes, que adelante, pero que aprendan fuera de los cauces oficiales, de esos que se empeñan en seguir manejando conceptos antiguos y primitivos de borrascas y anticiclones, de cuando solo había veletas y barómetros para estudiar la atmósfera y, sobre todo, que se alejen de esos meteorólogos, catedráticos y científicos del clima, que hablan de emisiones a la atmósfera, porque están totalmente equivocados. Nada se queda en la atmósfera. Y si no, que les pregunten a los volcanes.

  • Para finalizar, ¿qué tal ha sido la experiencia publicando con la editorial Círculo Rojo?

Muy buena y, como es normal, me ha parecido un proceso lento porque estaba deseando tener el libro lo antes posible, pero es lo normal.  Me han ayudado mucho. Han sido amables y profesionales.
Si desea una crítica: pues que son como en la aviación moderna, demasiado protocolizados y faltos de más cercanía humana. He tratado con demasiadas personas en el proceso, había veces que no sabía con quién tenía que hablar, pero lo entiendo.


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *