fbpx

Una charla con Eduardo Noriega, autor de “Epílogo de Sangre”, nuevo título de su serie “El Libro Lacre”, publicada con Círculo Rojo.

Una charla con Eduardo Noriega, autor de “Epílogo de Sangre”, nuevo título de su serie “El Libro Lacre”, publicada con Círculo Rojo.
  • Habiendo estudiado Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, ¿cómo crees que esa formación ha influido en tu enfoque hacia la escritura y la creación literaria?

Mucho, no puede ser de otro modo. Quizá no en el origen de mi vocación o como la mecha que prendió todo esto, pero sin duda ha influido en cómo escribo y en lo que escribo. En mis relatos hablo de caminos, de estructuras, de firmes, de cunetas, o de edificios, hay personajes que hablan de ecuaciones o de ciencia. No puedo, ni quiero, desprenderme de la chaqueta de ingeniero cuando me siento a escribir.

  • San Vicente de la Barquera y Cantabria parecen ser una fuente de inspiración importante en tu vida. ¿Cómo impactan estos lugares en tu obra y cómo se reflejan en “Epílogo en sangre – El Libro Lacre IV”?

Hay unos cuantos paisajes del texto que están inspirados (nunca tomados tal cual) en zonas que existen en nuestro mundo. De esos lugares, muchos son de Cantabria y, por supuesto, también de San Vicente.  No sucede únicamente con los paisajes: la lluvia, el aroma de los bosques o las montañas, las tabernas de pescadores, el ambiente de los muelles, el carácter de la gente… muchos escenarios son, pese a sus enormes diferencias con la realidad, de un modo u otro, descendientes de sitios que conozco, muchos de los cuales son de mi tierra.

  • Tu biografía menciona que descubriste los mundos ocultos de los libros mucho antes de que el reguetón fuera un fenómeno. ¿Cómo ha evolucionado tu relación con la literatura a lo largo de los años y cómo ha influido en tu escritura?

Ja, ja. Lo del reguetón lo puse porque para un rockero vocacional como yo, el dominio que ejerce sobre la música actual es duro de llevar, y porque hablaba de algo que sucedió hace unos cuantos años: mi introducción a la lectura, cuando el reguetón, por suerte, no existía. Los libros han sido para mí un descubrimiento, un entretenimiento, un refugio, una pasión, un lugar de encuentro y ahora, además, algo parecido a una dedicación. Esos conceptos no se sustituyen, sino que se van sumando cuando llegan a todos los anteriores. No sé si llegaron a mí en orden cronológico, pero es muy probable que sí.

  • “Epílogo en sangre” es la última entrega de tu serie “El Libro Lacre”. ¿Cómo ha sido el proceso de escribir esta serie y qué desafíos has enfrentado al desarrollar una narrativa fantástica a lo largo de varios tomos?

La historia llegó cuando aún estudiaba. Era un gran consumidor de novelas de fantasía, por aquel entonces. Vino a mí la idea de una historia que girase, de un modo u otro, en torno a un libro. Eso terminó siendo El Libro Lacre, si bien me puse con ello en serio unos cuantos años más tarde. Después, decidido el momento de iniciar esta aventura de escribir la trama que llevaba tanto paseando por mi mente enferma, todo discurrió sin esfuerzo, las palabras llegaban solas. Tan es así que los dos primeros libros los tenía ya escritos cuando me paré y eché cuentas, a ver cuántas páginas saldrían en una edición estándar (eran más de mil) y pensé: “Tengo que parar, si no esto no se lo lee nadie”. Como se ha visto, hasta terminar la historia acabaron siendo bastantes más.

  • La sinopsis de la obra menciona la importancia del Libro Lacre y las familias Mongaut y Ferrison. ¿Puedes hablarnos sobre la creación de estos elementos en tu mundo literario y su relevancia en la trama general?

El Libro Lacre es un elemento que planea sobre todas las novelas, al principio oculto y luego mucho más presente. Pero no funciona como un macguffin en el cine, como un elemento de capital importancia que luego resulta ser irrelevante. En esta historia su búsqueda y hallazgo, su contenido y la aplicación de éste, son en verdad importantes, al punto de que marcan, muy directamente, el final. 

Los Ferrison y los Mongaut son los clanes más poderosos de este universo al inicio de la trama, familias nunca amigas, nunca enfrentadas totalmente, hasta que comienzan la trama. Algo así como los Lancaster y los York de Homeria. Después, sus relaciones, a veces enfermizas, a veces puras como la nieve, sus traiciones, sus problemas internos, sus muertes o sus hazañas son parte esencial de la historia. 

Ambos, el libro y las familias, llegaron a mí como dos de las piezas primarias de este rompecabezas desde el principio. Posteriormente, con cada página, nada más tuve que dejarles ser como eran y el libro se escribió solito. Casi.

Eduardo Noriega. Autor de la obra.
  • ¿Cómo balanceas el aspecto de la fantasía en tu escritura con elementos más realistas o cotidianos? ¿Cómo crees que esta mezcla contribuye a la riqueza de tu narrativa?

Comencé mi aventura en la Literatura por la fantasía porque me siento cómodo en ella, tras tanta lectura de ese tipo. También porque quería hacer mi particular homenaje al género, a veces denostado, a mi juicio injustamente. La realidad me supone más problemas, porque al tratar con un mundo que ya existe siempre me queda el temor de no hacerle justicia, de faltar a la maravilla que es todo esto que nos rodea. Pese a lo anterior, creo firmemente que estas novelas, fantásticas por definición, tienen gran parte de sus capítulos que, salvo por el decorado y algunos bichitos, narran cosas que podrían suceder a la vuelta de la esquina. Mis personajes son, en un 99%, extremadamente realistas, en cuanto a sus pasiones, dolores, temores o comportamientos. Creo que la conjunción coherente de ambos aspectos es uno de mis mayores logros en esta saga.

  • Has colaborado en prensa y has recibido premios literarios. ¿Cómo crees que estas experiencias externas han influido en tu desarrollo como escritor y en la forma en que abordas tus proyectos literarios?

Las colaboraciones en prensa, en cualquier medio escrito en realidad, me las tomo como entrenamientos para ese gran partido que es el libro. Me aportan también pequeñas distracciones y momentos obligados de escritura cuando, de no ser por esto, estaría semanas sin escribir. No son tan frecuentes ahora, pero las recuerdo con gran cariño. Los premios, por supuesto, siempre son bienvenidos. No soy demasiado expresivo en mis gratitudes, pero es agradable que se reconozca el fruto de tantas horas, aunque a fecha de hoy, el premio que considero más importante es el aprecio de los lectores por la obra. En cualquier caso, han sido breves sacudidas de éxito, que me animan a seguir por este camino y que son una excusa fantástica para rodearme de gente de este mundo, para aprender. Siempre aprender.

  • La sinopsis de “Epílogo en sangre” sugiere un final impactante y revelador. ¿Cómo abordas la tarea de cerrar una serie tan extensa y compleja, proporcionando respuestas a todas las preguntas planteadas a lo largo de la historia?

El final aguardaba turno en mi cabeza desde hace años. El camino para llegar a él… eso fue otra cosa. Mis personajes (estoy convencido) tienen vida propia y guían las novelas hacia donde se les antoja. Tuve que pensarlo mucho, la verdad, porque en la historia hay muchas tramas secundarias, además de la principal, a las que quería dar un final digno de tantas páginas en tensión. Espero haberlo logrado. Quería que fuese impactante, rápido, sugerente, algo brutal… ¡Quería tantas cosas! Escribí varios finales o, siendo más preciso, varios modos de llegar al final, antes de poner negro sobre blanco el elegido. Los consejos de mis primeros lectores también ayudaron, claro. 

Al final, una historia tan extensa se merece un final que, guste o no (eso es potestad última y única de cada lector), ha de responder a las principales preguntas que surgen con su lectura y, con un poco de suerte, dejar con ganas de más. 

Epílogo de Sangre. Ya disponible a la venta.
  • En tu biografía se menciona tu experiencia con la editorial Círculo Rojo. ¿Puedes compartir cómo ha sido tu experiencia publicando con ellos y cómo crees que ha contribuido al éxito de tu obra?

No sé si soy el mejor ejemplo para hablar de esto. Soy (iba a decir quizá, pero no: seguro) demasiado individualista y, aunque sé que no se puede, siempre intento hacer las cosas sin ayuda. Esto se aplica, también, a mi mundillo literario particular. Pero, más allá de la escritura, de cuyo resultado soy el único culpable, todo el resto de este universo (maquetación, portadas, edición, distribución, promoción…) es algo en lo que sigo siendo un lego absoluto y para lo que necesito, ruego, toda la ayuda posible. Círculo Rojo ha sido, es, el mejor compañero que he hallado en esa parte, tan grande y no menos importante, de mi camino como escritor, una guía en cada paso que doy para que el libro llegue con calidad, desde mi manuscrito a las manos del lector.

  • “Epílogo en sangre” parece explorar temas como la victoria, el dominio y la paz en un contexto fantástico. ¿Cuál es el mensaje o la reflexión que esperas que los lectores obtengan al terminar la serie “El Libro Lacre”?

Me gustaría que cada uno sacase sus propias conclusiones pero, si me preguntas a mí, diría que ese mensaje no es único. Este Libro Lacre es un texto muy poliédrico. Poniéndome en el papel de un lector (si es que un autor puede ser lector objetivo de su propia obra) creo que, al volver la última página, reflexionaría sobre la importancia de la cultura y la ciencia, mayor cuanto más oscuro es el mundo, o acerca de la capacidad de la voluntad para cambiarlo todo, o puede que meditara sobre la irreversibilidad de nuestras acciones y la vileza del ser humano como masa, solamente vencido por la valentía del ser humano como individuo. O pensaría en la belleza de la música y de nuestro mundo, de todos los mundos, o en lo inútil de vestir a alguien de héroe o villano, o la futilidad y, al tiempo, necesidad que tenemos de las religiones… ¡Hay tantas musas que me susurraron esta historia! Y alguna, puede que ni se perciba.

Al final, sólo podría concluir el libro pensando que nunca se pierda la esperanza, por difícil que sea, y que sigamos leyendo libros, como el Libro Lacre.


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *