Jöel Holgado Prévost nos presenta su nueva y esperada obra: «El cazador de mariposas»

Jöel Holgado Prévost nos presenta su nueva y esperada obra: «El cazador de mariposas»

Para quién no te conozca, ¿quién es Jöel Holgado Prévost? 

Sencillo. Jöel Holgado Prévost es un chico sencillo de una ciudad pequeña pero superbonita, Tarragona; amante absoluto de la Criminología y las Ciencias forenses; fan absoluto de su perrita Estela a la que quiere en sobremanera; y el autor de El Cazador de Mariposas, una obra que, aunque suene a tópico, espero que no deje a nadie indiferente, sobre todo, porque pretende acercar el realismo policial y la criminología al público general. 

¿Prévost es pseudónimo o apellido real? 

Pues esa es una estupenda pregunta y una que últimamente suelen hacerme. En este caso, creo que podría jugar un poco a hacerme el interesante y a crear cierto misterio entorno a eso, sin embargo, por esta vez, tiraré de la manta y diré que, aunque parezca mentira, Prévost es un apellido real y, en efecto, es el mío. 

Jöel Holgado Prévost en la feria del libro de Madrid
Jöel Holgado Prévost en la feria del libro de Madrid.

¿Cómo nace tu vena escritora? 

Pues ahí supongo que soy un cliché como la mayoría. De pequeñito, escribiendo historietas y tonterías en la escuela y echándole imaginación a todo. Diría que es lo típico, eso que se dice siempre de todos los autores: “escribía desde siempre”, “sus obras son trascendentales”, “no te dejan indiferente”. Y, sí, sé precisamente que yo antes he usado esta muletilla, pero sinceramente, lo decía más en clave de reírme del tópico. Y, eso es algo, de hecho, que puedes encontrarte mucho en El Cazador de Mariposas… diría que es una máquina de subvertir o desmontar clichés del género y eso me encanta. Oh, eso sí, si a lo que te refieres es a que de donde viene la idea de este libro te diré que viene de un recuerdo mío de la infancia, uno bonito, del que me inspiro y pervierto para dar forma al Cazador de Mariposas. Eso sí, no me voy a ir más de la lengua que yo soy especialista en soltar spoilers jaja. 

¿Cuántos libros has publicado ya? 

Actualmente dos: Historias que arrastraba el viento, que publiqué hará ahora cosa de unos cinco años en una editorial local; y el Cazador de Mariposas, que justo acaba de ver la luz con Universo de Letras. Sin embargo, he estado a punto de publicar otras dos novelas, aunque al final fueron proyectos a los que, por decirlo de alguna manera, creo que les faltaba un poco más de tiempo de cocción y quedaron un poco en el aire. Eso sí, nunca descarto darles una capa de chapa y pintura y tratar de volver a darles un chance, al fin y al cabo, nunca se sabe, ¿verdad? 

¿Qué es lo que más destacarías de “El cazador de mariposas”? 

Oh, eso es fácil, porqué lo que más destaco es justo lo mismo en lo que se ha fijado la crítica especializada y los diversos lectores que se han acabado ya la novela. Son, principalmente, cinco cosas:
-La emoción (y acción) creciente y trepidante de la historia. Aquí puede parecer que el comienzo es un poco lento, pero no os confiéis, que enseguida pisa el acelerador y la cosa se va de madre.  Eso sí, el ritmo narrativo no se desboca porqué sí, no es un “y ahora pasa esto porqué es espectacular y mola mogollón”, ¡qué va! Todo tiene una lógica y una coherencia, y los crescendos de la obra son verosímiles. 

-El realismo. Esto va muy en relación a lo anterior. En esta obra destacan cosas como la ambientación, la adaptación del lenguaje a la idiosincrasia de los distintos personajes, y el absoluto detalle de las técnicas forenses, de las teorías criminológicas y los muchos protocolos policiales. Por decirlo de una forma fácil, la historia es ficción, sí, pero está plagada de detalles y de conocimientos que existen en nuestro mundo real.  

-El toque cinematográfico. A cualquiera que cotillee un poco sobre mi no le sorprenderá que el Cazador de Mariposas sea una obra absolutamente visual, con una atmósfera muy cinematográfica. Esto es herencia de mis estudios en Comunicación Audiovisual y creo que es algo super destacable porqué por momentos el lector puede sentirse como si estuviera viviendo una película. De hecho, seguro que algunos se lo imaginan con tiros de cámara y encuadres concretos y, ¿sabes? Creo que eso es genial. Para mi las mejores historias son las que puedes ver claramente en tu cabeza, disfrutándolas a tu propia manera. 

-Las toneladas de guiños a la cultura popular y easter eggs. En parte diría que forman parte de ese realismo del que hablábamos, pero creo que algo que es curioso, que te saca una sonrisa y que diría que está excelentemente integrado en la novela es la inclusión de muchas referencias populares. Hay, de todo, desde guiños a grupos de música de los 80, pasando por referencias a series y películas, o, incluso a fenómenos sociales. No hago mención de ninguno porque creo que le quitaría la gracia, pero sin duda es algo que ha triunfado mucho. 

-Y, por último, el misterio de la obra. Sí, lo sé, ese es el punto de toda novela policíaca: resolver un caso, pero este no es un caso cualquiera. Constantemente, desde el principio hasta la última página, el libro juega contigo, te hará sospechar de todo y de todos, plantear teorías, suscitar dudas, estarás todo el tiempo preguntándote: ¿quién es el Cazador? ¿Cómo hace lo que hace? ¿Y por qué? Y, sí, aquí puedes pensar, eso está estupendo, pero muchos libros que juegan a esta dinámica acaban sacándose un Deus ex Machina (una solución que te sacas convenientemente de la manga) del copón y se desinflan en el clímax, pero ¿sabes? Aquí sucede todo lo contrario, porqué el Cazador de Mariposas es un rompecabezas, uno complejo y muy bien elaborado y, al final, todas las preguntas tienen, a su manera, una respuesta para el lector, una respuesta verosímil quiero decir. Vamos, que el desenlace no es tramposo ni se saca una solución mágica de la manga, de hecho, todo lo contrario, cuando te has acabado la novela te quedas perplejo porqué, en el fondo, de forma muy sutil, la novela te ha estado gritando todas las respuestas a la cara. Y, claro, uno no lo ve porqué el demonio se esconde en los pequeños detalles, hay pistas falsas y todo está construido para que, poco a poco, te hundas en la red del Cazador de Mariposas y te empiece a conquistar la paranoia. Y, créeme, eso es algo que les pasa a todos, y me encanta, porqué es intencional.  

El cazador de mariposas, obra de Jöel Holgado Prévost
El cazador de mariposas, obra de Jöel Holgado Prévost.

Nos consta que incluso tiene banda sonora, ¿puede ser? 

¡Sí! ¡Y es una locura! Lo siento, pero tengo que hablar de esto porqué es una de esas preguntas recurrentes que últimamente me sueltan mucho. Cuando las personas se enteran de que el Cazador de Mariposas tiene una canción propia es como, bum, un shock. No sé cómo explicarlo, es como que les explota en la cabeza, ¿sabes? No lo acaban de procesar. La mayoría piensa que lo de tener una canción es, literalmente, que al abrir el libro suena una musiquita, como en las tarjetas de cumpleaños, ¿sabes? Pero no es eso. Claro que no. Luego cuando se lo explicas y les dices que no, que es que has pedido que te creen una pieza musical exclusiva de la obra, lo flipan aún más. Creo que es una idea tan novedosa que algunos no consiguen asimilarlo, aunque, en lo personal, creo que es algo genial. Al fin y al cabo, ¿has intentado ver el tráiler de una película o de un videojuego sin música? Yo sí, y pierde todo el encanto. La música forma parte de nuestro día a día y nos entra con mucha facilidad, sobre todo, porqué conecta con nuestras emociones y ayuda a que nos sintamos de una manera o de otra. Y esa es la idea de la canción del Cazador de Mariposas: permitir que los lectores conecten con la obra antes de zambullirse en ella, entender que tiene su tono y su propia voz y que ofrece algo mucho más grande de lo que puede deducirse en una breve sinopsis. Además, al final, a mí me gusta pensar que, si quieres destacar es preciso hacer algo distinto a lo que hacen los demás y, bueno, digamos que lo de la canción es algo que se ha hecho poco, jaja. La verdad es que yo tuve claro desde el principio que quería hacerlo y por eso me puse en las mejores manos y les pasé el encargo a los profesionales de Canciona, que son unos auténticos cracks que recomiendo muy mucho para cualquier cosa que tenga que ver con emocionar. Y no, jaja, no me pagan por decir esto. Además, es algo palmario, si escuchas lo que me han hecho verás que el resultado es increíble: la canción es una pasada y tiene su propia versión en inglés y, te lo creas o no, se sienten totalmente diferentes. Oh, y lo mejor de todo, la podéis escuchar y descargar gratis, así que animo a cualquiera que tenga curiosidad a escucharla en mi web (elcazadordemariposas.com). Estoy seguro que a más de uno le sorprenderá y, además, ¿quién sabe? Quizás al final consiga crear tendencia, jaja.  

¿Cuánto tiempo te ha llevado escribirlo? 

Es difícil concretarlo con precisión, ya que normalmente yo no le doy importancia a lo que tardo en escribir un proyecto, aunque suelo ser rápido. En este, si tuviera que hacer una aproximación diría que entre 6 y 8 meses en escribirlo y unos 3 meses en corregirlo. Sin embargo, esto es una aproximación un poco tramposa porqué el libro lo escribí hace cinco años y no tengo del todo claro si lo escribí del tirón o con pausas. El tiempo de las correcciones sí es más exacto porqué comprendió de mediados de diciembre a los primeros días de marzo del 2020-2021. Aun así, insisto en que el tiempo no es realmente importante, porqué además depende de muchísimas más variables. No es lo mismo tener que compaginar el escribir con otras responsabilidades como, por ejemplo, estudiar o trabajar, como fue mi caso, que poderte dedicar a tiempo completo. 

Jöel Holgado Prévost posando
Jöel Holgado Prévost.

¿Alguna anécdota que puedas contarnos? 

Pues…, bueno, sí, no sé si cuenta como anécdota, pero, digamos que hay algunas curiosidades. Por ejemplo, para construir bien los personajes trato de inspirarme en personas reales, especialmente en personas que he conocido en mi vida. Nunca son calcos exactos, pero sí intento sacar algunos rasgos, un poco su esencia, por así decirlo, e ir dándole forma hasta tener personajes verosímiles y creíbles. Lo anecdótico, en este caso, es que algunos personajes viven experiencias o sufren destinos concretos dependiendo del concepto que tenga de ellos. Dicho de otro modo, me pareció gracioso ser un poco cabroncete con los personajes inspirados en personas reales con las que no me llevo bien y viceversa. Y, vaya, regalaría, si lo tuviera, el billete dorado de Willy Wonka solo por ver las caras de esas personas al verse representados en el libro. No creo que se sintieran identificadas, pero si lo hicieran, guau, sería maravilloso.  

Bromas aparte, acabo de recordar que sí hay dos minianecdotas curiosas: 

-La primera es que, originalmente, escribí este libro con la pretensión de presentarlo a los Premios Planeta. Y no me malinterpretes, no es que pensase que podía ganar ni mucho menos, sino que pensé que, quizás, con un poco de suerte, quizás conseguiría que alguien me descubriera. Y no pasó. Lo curioso, sin embargo, es que la vida es muy irónica y tiene su propio sentido del humor, y tal es así que, al final, he acabado publicando en Universo de Letras que pertenece al Grupo Planeta. Y aquí voy a ser transparente, este sello editorial es un sello de autopublicación, pero, actualmente, me consta que Grupo Planeta está analizando el potencial de El Cazador de Mariposas y todo parece indicar que es bastante probable que, al final, acabe dando el salto a alguna de sus editoriales tradicionales. Eso sí, yo en eso soy muy precavido y aunque lo cuento, no quiero vender la piel del oso antes de cazarlo, y por eso recalco siempre que es algo que aún está en el aire, que puede truncarse al final y que, incluso si prospera, no se sabe ni cuándo ni de qué manera se llevará a cabo. Aun así, no me sorprendería que todo empezase por quedar ser descubierto por Planeta y acabase, años después, precisamente en Planeta. Al fin y al cabo, la vida tiene estas cosas. Y, es más, mi segunda anécdota tiene relación justo con eso. 

-La anécdota en cuestión es que, durante el 2020 estuve ahorrando dinero para comprarme un coche, un coche normal, de segunda mano. Hasta ahora siempre he ido con moto y, bueno, es algo que quería y pensé que me sería útil. No obstante, en algún momento quise cambiar de idea y decidí invertir ese dinero en este libro, ¿y te puedes creer que, en marzo, me llama Universo de Letras diciéndome que me han presentado in extremis a un concurso organizado por Audi? Pues pasó, y quedé finalista y, según me han cantado, estuve muy muy cerca de ganar, aunque al final quedé en segunda posición. La cosa es que, para mí, tiene una enorme guasa el hecho de haber ahorrado dinero para comprar un coche y que, al final, por invertirlo en El Cazador de Mariposas, acabase optando a ganar el primer concurso organizado por Audi que es, precisamente, una importantísima marca de coches. De hecho, cuando me dijeron lo del concurso me quedé en plan: ¿queeé? ¿Si gano voy a llevarme un coche? Pero no, ese no era el premio, hubiese sido demasiado bueno para ser verdad, aunque por un minuto me vine muy arriba. En cualquier caso, más allá de la anécdota, el libro funcionó tan bien que me invitaron a la feria del libro de Madrid así que, fiu, creo que estoy teniendo mucha suerte con este libro. 

Hablando de eso, ya que estuviste firmando en la feria del libro de Madrid. ¿Cómo te fue? 

Pues genial. No te puedo hablar de cifras porqué ni las sé ni me importan realmente. Yo ahí fui invitado por mi editorial y fui a disfrutarlo, ¡y vaya si lo hice! De hecho, me sorprendió lo bien que salió todo, más teniendo en cuenta que firmé el 18 de septiembre y mi libro se publicó oficialmente el 14. Y lo más increíble, te lo creas o no, que en el Instagram de mi editorial me enteré de casualidad que era Best Seller el día antes de la firma, así que, como te digo, El Cazador de Mariposas llegó pisando fuerte. Eso sí, yo no fui tan así, si te soy franco estuve un poco nervioso, o más bien expectante, no sé, en parte era como si no me acabase de creer del todo la experiencia que estaba viviendo, no la asimilaba enteramente, ¿me entiendes? Aun así creo, espero y deseo, haber estado a la altura de la situación. Al menos, según oí por ahí, en la entrevista que me hizo Publishers Weekly lo bordé, así que crucemos los dedos para que fuese así jajaja. 

¿Qué opinas de la sociedad actual para el trabajo del escritor? 

Que vivimos una situación terrible, pero no solo para el trabajo del escritor sino para cualquier oficio artístico. Además, esto que te contaré yo lo he vivido en primera persona porqué durante muchos años trabajé en una editorial y le conozco las costuras al oficio. Para que me entiendas, la premisa es que cada vez se venden menos libros, por qué no se incentiva la lectura, han surgido nuevos entretenimientos y los lectores se han vuelto más conformistas. Sin embargo, y como es lógico, las editoriales quieren sobrevivir y, cómo son empresas, lo que hacen es tomar decisiones empresariales y no artísticas. Ergo, se premia el contenido vacío, fácil, de consumo rápido y que llega a las masas, o, dicho de otra manera, se vende lo que se sabe seguro que va a generar beneficios. Y eso, tristemente, son libros de gente que no tiene talento pero que es famosa. Hay excepciones a esa regla, pero lo normal es que gente mediocre saque libros que acaben convertidos en Best Sellers, porqué se venden por la fama del autor no por su calidad. La meritocracia, en el 90% de los casos, es inexistente en el mundo editorial. Y esto es más terrible todavía si entendemos que, al final, la situación se convierte en una pescadilla que se muerde la cola: los libros más vendidos son basura (obviamente, salvando aquellos Best Seller que pertenecen a verdaderos maestros del oficio) y los lectores se acostumbran a ese nivel de calidad y, en consecuencia, continúan demandando ese tipo de libros, creando así una dinámica perpetua de devaluación del mundo editorial. Lo más terrible, para mí, es que no tiene solución, porqué entiendo todas las posturas: el editor quiere mantener su negocio y tiene que seguir esta estrategia; y hay una gran parte del público que no quiere un producto de consumo elaborado, quiere algo sencillo que le haga sentir bien, especialmente porqué leer sigue siendo una actividad que tiene implícito un cierto prestigio y que asocia cualidades positivas a quienes lo practican, y le valen este tipo de cosas. Los damnificados de esta situación, sin embargo, son los lectores que quieren buenos libros y los buenos autores que cada vez tienen más difícil calar en el sistema y prosperar. Sencillamente, cada vez hay menos espacio para gente con talento y, en parte, creo que es responsabilidad de todos cambiarlo. En un mundo ideal las editoriales se resistirían a las demandas del público y tratarían de apostar por la calidad, ayudando a fomentar un mejor consumo literario; y, al tiempo, el público se volvería consciente de que malgastan tiempo y dinero en libros que no valen la pena y empezarían a apostar por los que sí, revirtiendo la situación y haciendo que cada vez sea más difícil que famosillos de turno, gente que muchas veces ni escribe lo que venden, no pueda publicar. Sin embargo, no vivimos en un mundo perfecto y, tristemente, hay que adaptarse a la realidad. 

¿Qué consejo te gustaría darle como escritor a tu yo de hace unos años? 

El cliché definitivo. Espera, déjame ponerme en modo super sabio yoda y decir: “no desesperar tu debes, joven escritor. Grandes cosas suceden en el futuro, si tenaz y perseverante eres”. Ups, no sé si me ha salido muy bien, pero, bueno, supongo que el consejo que le daría es justo ese: que nunca pierda la esperanza, ni las ganas ni, sobre todo, la ilusión de escribir una nueva historia porqué un mal libro puede triunfar, pero siempre es mejor, más probable y más fácil que lo haga un buen libro, y los buenos libros solo se escriben con trabajo duro y con mucho, mucho aprendizaje. Así que miniJöel, si mis palabras te llegan a través de un agujero de gusano o algún aparatejo de la Tardis de Doctor Who, no desfallezcas que, al final, siempre encuentras personas que creen en ti y acabas así, sin comerlo ni beberlo, diciendo y haciendo cosas de escritores en la Feria del Libro de Madrid. No es que, en serio, aún no lo supero… se lo llegan a decir al Jöel del 2020 y su carcajada aún estaría resonando en los ecos del tiempo. Y no, no le busques sentido a esa frase, creo que no lo tiene, igual que no lo tiene la mayoría de las patochadas de los libros basura de los que te hablaba antes, jajaja. Lo siento, no puedo evitarlo, nunca doy puntada sin hilo.  

Jöel Holgado Prévost
Jöel Holgado Prévost.

¿Qué autores te han inspirado más a la hora de escribir? 

Pues si te soy franco: ninguno. Pero, espera, que no soy un hipócrita. Con esto no quiero decirte que no haya inspiración, ni referencias, que claro que las hay, y quien las niegue es un orgulloso y un mentiroso de narices. Lo que yo quiero decir es que la inspiración que creo que me planteas no la he tenido de forma directa, es decir, no he dicho algo así como, “venga, vamos a hacer un Stephen King, o un Ágata Christie”. Sin embargo, hay escenas que pueden recordar ambos autores, y a muchos otros pero que, sencillamente, las construí a partir de una inspiración inconsciente y no deliberada. Cosa diferente es con las referencias cinematográficas. En ese caso sí hay inspiraciones muy claras en series como Manhunter o Hannibal. De hecho, muy, muy al comienzo, me inspiré en los personajes de Mads Mikkelsen (Hannibal) y de Hugh Dancy (Will Graham) para hacer un esbozo muy primitivo de la historia, aunque luego fue cambiando. De hecho, fíjate, como anécdota, el nombre que escogí como seudónimo para los premios Planeta fue Jean Graham. Jean simplemente me sonaba bien, pero Graham era en “honor” al personaje. En este sentido, cómo es evidente, sí ha habido una inspiración innegable, aunque como comentaba es más bien cinematográfica, al fin y al cabo, también es normal, vengo de ese mundillo. 

¿Dónde se puede conseguir tu libro? 

Pues hay varios sitios, dependiendo de si se quiere en formato digital o en formato papel. Sin embargo, yo prefiero que se adquiera a través de mi web: elcazadordemariposas.com. Y al respecto de esto quiero ser muy transparente. Lo prefiero así por tres motivos: el primero es que así tengo un mayor control sobre las ventas; el segundo es que me he trabajado mucho la web y quiero generar cierto tráfico en ella; y la razón más importante, a través de mi web es el único lugar donde se pueden conseguir chulísimas ediciones coleccionista, dónde se me puede conocer mejor, entablar contacto conmigo y, sobre todo, dónde se pueden conseguir ejemplares dedicados, cosa que no se podrá encontrar en ningún otro lugar. Yo diría que todo son ventajas, ¿no? 

¿Estás trabajando en algún nuevo proyecto? 

Diría que sí, a medias. Por ahora tengo esbozos de varias ideas y estoy en fase de documentación, sin embargo, no quiero decir mucho más porqué mis nuevos proyectos tienen que ver con el universo de El Cazador de Mariposas y no quiero destapar el pastel todavía. Además, escribir una novela como la que tengo en mente es algo sumamente exigente y una aventura que, aunque me muero por vivirla, no quiero empezar hasta haber hecho suficiente ruido.  

Para terminar, ¿nos recomiendas alguna lectura? 

Eso siempre. Mira, yo te recomiendo El Cazador de Mariposas, me han dicho que es un novelón policiaco increíble, de esos que te atrapan y te dejan sin vida durante varias semanas. No, ahora en serio, yo recomendaría otras novelas del género tales como las novelas de Joël Dicker o Stieg Larsson. No te digo ninguna en concreto porqué todas las que he leído son buenísimas. Oh, y te doy tres recomendaciones más que fueron importantísimas en mi infancia: por un lado, la trilogía de Luces del Norte, de Phillip Pullman; La magia del grial, de Hohlbein Heike y Wolfgang Hohlbein (sé que tiene dos continuaciones, pero no llegué a leerlas); y el misterio del solitario, de Jostein Gaarder. Ninguna de estas últimas lecturas es policíaca, ¿pero qué diantres?, debe haber algo más en la vida que policías denostados, crímenes atroces y pérfidos asesinos en serie, ¿verdad? 


¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.