Elescritor.es

El periódico digital de los escritores

Conoce a Enrico María Rende y su novela más reciente “Sol medieval”

Conoce a Enrico María Rende y su novela más reciente “Sol medieval”

Para quién no te conozca, ¿quién es Enrico Maria Rende?

Soy una persona compleja pero versátil. Es por ello que, tal vez, no logre definirme y me sienta igual de cómodo nadando en las aguas más dispares y diferentes. Soy escritor y editor independiente, profesor de inglés y de historia, librepensador y creador de contenido multimedia, bloguero y algo poeta también. Soy algo taoísta y practico el kung fu chino; soy algo sibarita y colecciono escribanías del siglo XIX; soy ateo y apolítico; soy algo italiano, algo anglosajón y algo español —pero de espíritu chino, por lo que no me identifico con ninguna bandera ni nacionalidad. Soy un paradigma más de ese escritor que caracteriza este nuevo mundo que, como en la Edad Media el trovador, representa la alegoría del eclecticismo en el sentido más amplio de la palabra: cuento, canto, narro, relato, describo, opino e invito a la reflexión. Pero también tengo mucho del ilustrado dieciochesco, creyente en el progreso y en la ciencia.

Por encima de todas las cosas, soy un divulgador del conocimiento, un pacifista y un defensor del progreso sostenible, los Derechos Universales del Ser Humano y un defensor de los animales. Detesto regirme por las normas establecidas por el sistema cuando éstas están destinadas a burocratizar el empleo y fosilizar las vocaciones. Estoy en contra de todo aquello que atiente contra la expresión y manifestación de las excelencias de los que destacan y pretende uniformizar a las personas por un mínimo común denominador. No soporto la incoherencia y me irrita la ignorancia cuando es obstinada.

Me gustan Beethoven, Vivaldi y Bach, en ese orden; me sigo emocionando con las canciones de mi infancia, sobre todo con Elvis Presley, Rita Pavone o Mina. Como mucho de lo que quiero y demasiado de lo que no debería —especialmente Nutella a cucharadas.

¿Cómo nace tu vena escritora?

Empecé a escribir a los once años. Escribía a mano, en hojas de cuadernos que recortaba convenientemente para que tuvieran el formato de un libro y luego las grapaba juntas, y me esmeraba para que la letra fuese bonita y la portada lustrosa. Pero no escribía obras propias, sino que copiaba a los autores que encontraba por casa. Era más bien un copista al estilo de los monjes medievales. La primera obra que escribí así fue el Infierno de Dante, la primera parte de La divina comedia. En ese sentido, empecé mi carrera literaria como editor antes que como escritor. Entonces mis padres me hicieron el que sería el mejor regalo de mi vida: una máquina de escribir Olivetti Lettera 10. El mensaje fue claro; debía empezar a escribir mis propias obras. Y así lo hice. A los 16 años terminé mi primera novela, La ley de Turan, con la que gané el segundo premio en un concurso literario (Colmenar Viejo – Madrid).

A los 18 terminé la segunda, Phaeton -El secreto de la inmortalidad, con la que gané el primer premio en un concurso literario (Ategua – Córdoba). Entonces tuve claro que quería dedicarme a tiempo completo. No obstante, nunca he podido hacerlo. Todas mis obras son el producto de noches en vela, temporadas de desempleo y huecos libres entre correcciones de exámenes y preparación de clases.

Procedo de una familia más que modesta, pobre. Realmente pobre.  Y cuando tienes que trabajar para poder pagar el alquiler, comprar comida y pagar las facturas de las cosas esenciales y no tienes un colchón de respaldo ni una casa propia a la que regresar si las cosas van mal, ser escritor se convierte en una misión poco menos que suicida.

El hambre ha sido la mayor enemiga de mi producción literaria. Así que tenía que buscar trabajos donde fuera: he sido camarero en múltiples ocasiones, he ido a vendimiar, he enfoscado paredes y he vendido verdura en una frutería de mercado, enciclopedias en un autobús en las calles y jabón puerta a puerta; he sido vigilante de seguridad, panadero y teleoperador; intérprete, traductor, profesor particular y jefe de sección de hipermercado… hasta que, finalmente, entré en la docencia. Por tanto, para mi, encontrar el tiempo para escribir siempre ha tenido que estar supeditado al trabajo.

Enrico_Maria_Rende_foto3
Enrico Maria Rende, autor de “Sol medieval”.

¿Cuántos libros has publicados ya?

He escrito tanto que me resulta muy complicado mantener un registro preciso: he escrito decenas de cuentos y relatos breves, literalmente cientos de artículos para la prensa escrita, miles de palabras para posts de blog, varios reportajes para revistas de divulgación científica y llevo autoeditadas ya 20 obras propias. En cuanto a libros publicados por otras editoriales, la novela Sol medieval por Chamán Ediciones, (Albacete — 2019), la novela La espiga dorada por Editorial Adarve, (Madrid — 2018), el ensayo El origen de Dios. Nueva Teodicea por Leer—e, (Madrid — 2012), la novela El color de la naturaleza por mtm Editores, (Barcelona — 2005), la novela Phaeton. El mito de la inmortalidad por mtm Editores, (Barcelona — 2004), y la novela juvenil La ley de Turan por Artesanía Literaria, (Las Palmas — 2002).

¿Qué es lo que más destacarías de Sol medieval?

La novela nace de la siguiente reflexión: si me viese, de repente, en una calle del siglo X en pleno Reino de León y luego fuese teletransportado de vuelta al presente, ¿qué le contaría a la gente?, ¿en qué cosas me habría fijado? Entonces tuve claro que quería escribir una novela en la que lo importante fuera resaltar las diferencias entre los dos mundos, el de aquella época y el nuestro. Es una novela con una marcada tendencia didáctica. Mi intención principal al escribirla fue la de acercarle el mundo medieval al lector moderno. Me esmeré en la descripción de los detalles de los usos y costumbres de esa época, y quise definir con la mayor precisión de la que fuera capaz la vida en las ciudades y en el mundo rural. En este sentido, es una novela en la que pongo el argumento al servicio de la intención y no al revés, que es lo habitual.

¿Tienes algún nuevo proyecto en mente que puedas contarnos?

Estoy trabajando en la producción de mi obra de teatro La voz de Satán. Palabra de Lilith, que espero vea la luz antes del final de 2021. También estoy trabajando en una línea de videos cortos, a modo de documentales de divulgación histórica, llamados La caída de los mitos, y que presento en mi canal de YouTube. La intención ahora es la de subir al siguiente nivel y convertirme en un creador de contenido en el soporte tecnológico que mejor cumple con la función divulgadora y que no es otro que el del streaming a través de la plataforma Twitch. Así que ¡atentos! que en breve estaré emitiendo en directo todos los días como Rendeenrico.

EnricoMariaRende (1)

Las redes sociales son una herramienta que pueden resultar devastadoras o beneficiosas, dependiendo del uso que se les dé. Hasta qué punto son necesarias es algo que pongo en tela de juicio, pero mientras miles de millones de personas las sigan usando, seguiré sirviéndome de ellas entendiéndolas como una plataforma de divulgación del conocimiento.

Enrico María Rende

¿Qué opinas del papel del escritor en las redes sociales?

Desde hace unos años, he dejado de ser parte del colectivo que cree que la literatura —y el arte en general— esté llegando a su fin. Tampoco creo ya en la muerte de los libros ni en la extinción del soporte en papel; de hecho, creo que el invento de Gutenberg es uno de los diez mayores inventos de la historia de la humanidad que, al igual que el fuego, la rueda o la electricidad, nos acompañará mientras sigamos siendo fundamentalmente humanos. Del mismo modo, considero que Internet ha llegado para quedarse y que la literatura en soporte digital es una bendición que favorece la divulgación de la cultura y del conocimiento de una manera que no tiene parangón. Dentro del complejo entramado del mundo virtual y sus posibilidades, las redes sociales son una herramienta que pueden resultar devastadoras o beneficiosas, dependiendo del uso que se les dé. Hasta qué punto son necesarias es algo que pongo en tela de juicio, pero mientras miles de millones de personas las sigan usando, seguiré sirviéndome de ellas entendiéndolas como una plataforma de divulgación del conocimiento.

¿Qué consejo te gustaría darle como escritor a tu yo de hace unos años?

Tal vez, lo que le diría al primer Enrico Maria Rende escritor es que se dejase asesorar por los expertos en gramática y sintaxis cuando le recomendaban cambiar una coma aquí o un punto y seguido allá. Al fin y al cabo, estaba escribiendo en una lengua que no era la mía, y una muy compleja, por cierto. Pero era muy tozudo (y no menos arrogante), convencido de que el proceso creativo no debía ser interrumpido con cuestiones técnicas pues, de lo contrario, ya no se trataría de una obra genuina sino de una labor colectiva. No sabía lo equivocado que estaba. Es por ello por lo que mis primeras obras son trabajos que no han recibido una revisión formal ni han pasado por el filtro de las correcciones y, en ese sentido, creo que las privé de la posibilidad de convertirse en obras excelentes. Ahora sé que era un gran error, y que toda obra ha de ser pulida todas las veces que sean necesarias hasta convertirla en la mejor obra en la que se pueda convertir. Ahora que estoy trabajando en mi séptima novela, no pienso cometer el mismo error de mi juventud. Se lo debo a mis lectores, se lo debo a mi obra y se lo debo al tiempo y al esfuerzo invertidos en ella.

¿Qué autores te han inspirado más a la hora de escribir?

«Once upon a midnight dreary» me cautivó desde el primer instante; «Per me si va nella città dolente,» fue amor a primera vista; y «Todas las cosas ser criadas a manera de contienda o batalla» fue la revelación más deleitosa en lengua castellana. Edgar Allan Poe, Dante Alighieri y La Celestina son mis referencias, mis maestros, mis pasiones literarias. En los relatos de Poe, ya sea en su forma original o en sus traducciones al español por Cortázar, encuentro la perfección lingüística y de estilo al que aspirar. Del divino Dante apenas me atrevo a hablar y lo guardo como el tesoro más valioso para aprender el sofisticado uso de las figuras literarias y la retórica. Y en cuanto a Fernando de Rojas, su obra es el espejo en el que me gustaría reflejarme y al que, al menos una vez al año, vuelvo para aprender algo nuevo sobre el ser humano y sobre esta maravillosa lengua que uso para escribir que es el castellano.

¿Dónde se pueden conseguir tus libros?

En la mayoría de las librerías se podrán comprar tanto mi nueva novela Sol medieval como la mayoría de mis primeras obras. Además, en mi página de autor www.enricomariarende.com se puede acceder a los enlaces directos de todas mis obras, tanto en formato digital como en papel.

Para terminar, ¿nos recomiendas algún libro?

En esta ocasión, el libro que recomiendo es Sol medieval, y lo haré citando las palabras de Miss Bingly, en su reseña de la obra en el blog literario https://inquilinasnetherfield.blogspot.com : “Ansur tiene sueños premonitorios (forma de adivinación conocida como oniromancia) que le revelan que debe ir más allá de los límites cristianos, cruzar las tierras húngaras y llegar a Transilvania donde, paradójicamente, encontrará sus ansiadas respuestas, pues de alguna manera siente vinculación con aquellas tierras y, sobre todo, con el príncipe que las domina y las gobierna, Árpád.La odisea de Ansur no solo será el recorrido que le dará la oportunidad de conocer multitud de sitios y lugares diferentes, sino que será todo un viaje hacia las profundidades de su ser y de sus orígenes. Las experiencias vividas le otorgarán el mejor regalo, poder elegir su destino y ser libre, algo que no se estilaba demasiado en unos tiempos en los que el señor era dueño de todo lo que corría, volaba y nadaba en sus tierras, incluidas las personas”.

Únete a nuestro canal de Telegram

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.