fbpx

Eduardo Noriega, escritor de la obra «Mundo que sufre, mundo feo», nos desvela los secretos de la misma.

Eduardo Noriega, escritor de la obra «Mundo que sufre, mundo feo», nos desvela los secretos de la misma.

Para quién no te conozca, ¿quién es Eduardo Noriega?

Eduardo Noriega es un escritor que a ratos trabaja de ingeniero o un ingeniero que a ratos vive como escritor, no estoy muy seguro. Es natural de San Vicente de la Barquera, y lleva saltando de lado a lado de España desde hace unos cuantos años. Eso le dio la suerte de que en todos los sitios donde ha recalado ha vivido algo tan interesante como para tener cosas que contar en sus novelas, convenientemente disfrazado de ficción, claro. Esas novelas son para él algo más que una afición, desde el día en que tuvo su primer libro propio en las manos. Por eso, aunque lo que sigue pagando sus facturas es la ingeniería, la parte literaria de su vida gana terreno día a día.

¿Cómo nace tu vena escritora?

Seguramente como una consecuencia lógica e inevitable de la combinación de la pasión por la lectura desde siempre, la cabezonería de todo buen montañés y un cierto grado de tiempo libre. Al final, las historias nonatas de mi cabeza, que estaban ahí desde niño, al tiempo que leía otras, tenían que ver la luz de un modo u otro.

¿Cuántos libros has publicado ya?

Contando este último, tres. Forman parte todos de una saga de fantasía épica, llamada El Libro Lacre. Tan pronto salga de la imprenta el libro que finalice esta serie, dedicaré mi tiempo a otras historias que pululan por mi cabeza, pero antes, sí o sí, he de terminar esta.

Eduardo Noriega "Mundo que sufre, mundo feo"
Foto del escritor Eduardo Noriega

¿Qué es lo que más destacarías de tu obra “Mundo que sufre, mundo feo”?

Quiero pensar que es una novela de género, pero sigue la línea de los dos anteriores en cuanto a que es una novela en la que la aventura tiene un gran protagonismo: en todos los capítulos pasa algo emocionante, es imposible aburrirse. Además, se desarrolla en un mundo sin religiones. Solo eso aporta un carácter peculiar al relato, que puede llevar al lector hacia interesantes reflexiones. Sus personajes son completos, complejos y sorprendentes, creados para que todos tengan su parte buena y su parte mala… esta no es una novela de héroes y villanos, eso sería demasiado sencillo. Y, para aquellos que gusten de los detalles, la historia tiene ciertos toques, supongo que heredados de mi formación, en los que ciencia y fantasía se combinan en una proporción que espero sea la adecuada para resultar interesante.

¿Alguna anécdota que puedas contarnos?

Sí, claro. Muchas. Por mencionar alguna, decir que los dos primeros libros eran en realidad uno solo, hasta que un día me dio por echar la cuenta de cuántas páginas resultaría lo que llevaba escrito. Me salieron más de mil: un ladrillo que no se leería nadie. Tuve que cortarlo en dos. De ahí, con los adecuados ajustes, salieron los primeros tomos. Espero que ese hachazo no sea muy evidente. O la vez que, en la Feria del Libro de Madrid, fue alguien a verme pensando que quien estaba en la caseta era mi tocayo el actor, supongo. Me preguntó, a medio metro de distancia, por mí mismo… pero describir la cara que puso requeriría algo más de tiempo y un café.

¿Qué pretendes provocar en el lector con la lectura de tu obra?

Que sigan gustándole los libros de fantasía si ya era un fan, o que se apunte a ese carro si no lo era. Entre muchas otras cosas, esta historia nació como un pequeño homenaje a esos libros que, por desarrollarse en mundos irreales, parecían no gozar de la valoración literaria que merecían, salvo honrosas excepciones y dejando de lado el impacto brutal del cine o la televisión en casos como El Señor de los Anillos, Harry Potter o Juego de Tronos, por citar algunos de los más conocidos. Al tiempo, porque estos libros dan para todo, me gustaría que el lector piense. Además de la aventura, evidente, primaria e impactante, con una lectura un poco más pausada, en la saga de El Libro Lacre puede verse un trasfondo casi filosófico, si uno quiere y tiene la mente abierta.

¿Qué consejo te gustaría darle como escritor a tu yo de hace unos años?

Que sea más constante, que no se canse y que preste más atención a los detalles y a la opinión de los lectores. Y, por encima de todo, que no deje que los pequeños obstáculos que vaya encontrando (siempre los hay, para cualquier empresa a la que se dedique uno) le quiten ni un ápice de ganas de continuar. Una vez gestada la historia y valorado los pros y contras de su conversión en libro, si la conclusión es que sí, hay que finalizarlo.

¿Cuál ha sido tu experiencia con la Editorial Círculo Rojo?

Muy buena. Aunque tiendo a hacer las cosas por mi cuenta sin preguntar a nadie, el mundo de la edición de libros, sobre todo para alguien que está recién aterrizado en él, es un laberinto para el que se necesita un guía. Ese guía, en mi caso, es Círculo Rojo, que me ha ayudado mucho, especialmente en la parte de la promoción y difusión de la obra, que es en la que más apoyo requiero, pero sin dejar de lado muchas otras facetas.

¿Qué autores te han inspirado más a la hora de escribir?

Nunca he sido capaz de contestar con brevedad a esta pregunta. Diría que todos aquellos que he leído, aunque, sin duda, unos más que otros. Recuerdo momentos de estar leyendo, dejar el libro, y ponerme delante del teclado a escribir algún pasaje en el que quería plasmar algo parecido al tono de lo que estaba leyendo, o a su ritmo, o a su manera de describir algo. Por mencionar alguno, diría a Eduardo Mendoza, Clarín o Cervantes, en castellano, o a Hugo, Joel Dicker o Dostoyevski, de los foráneos. Del género fantástico, el primero sería sin duda Tolkien, pero hay otros muchos cuyas historias han calado en mí y seguro que algo ha acabado deslizándose hasta las mías: Louise Cooper, Rothfuss, R.R. Martin…

¿Dónde se pueden conseguir tus libros?

En unas cuantas librerías rondando mi tierra (Cristi, Babel, DeLibros, Nexus4…) en formato de cercanía. Y luego, en mi web https://www.eduardonoriegaseijas.com/ están los enlaces para su compra a distancia, tanto a partir de la web de Círculo Rojo como de otras grandes plataformas, en la mayoría de las cuales están disponibles (El Corte Inglés, Amazon, Casa del Libro, etc.), tanto en formato papel como ebook. Este último que presento ahora, «Mundo que sufre, mundo feo», no sé si estará ya disponible, pero si aún no aparecen en esos lugares que he mencionado los enlaces para su compra, no tardarán mucho en estar ahí.

Para terminar, ¿nos recomiendas alguna lectura?

Cualquier libro de fantasía, así de manera muy, muy general. Dejando de lado el género (no todo en la vida son dragones y espadas), recuerdo con gran cariño «La ciudad de los prodigios», de Eduardo Mendoza. «La conjura de los necios» me hizo reír como no recuerdo otro libro, salvo «El Quijote» que, dentro de su enormidad en todos los sentidos, tiene pasajes realmente divertidos, o «Sin noticias de Gurb». «La regenta» es un libro sencillamente monumental. De los más recientes (soy muy clásico), diría alguno como «Pureza» de Franzen, un fantástico libro de personajes. Creo que muchos autores de estas obras ya los he citado antes, así que, por terminar con un autor que no dije, acabaré con «El principito», libro que leo todos los años y que vale para el sector de público más amplio que pueda imaginarse: de 0 a 99 años, como los juegos de mesa. Ya veis que lo mío es la novela…

Eduardo Noriega "Mundo que sufre, mundo feo"
Foto del libro del escritor Eduardo Noriega: «Mundo que sufre, mundo feo»

¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.