fbpx

Descubrimos a la escritora Laura Blasco y su segunda novela «4 estaciones y media»

Descubrimos a la escritora Laura Blasco y su segunda novela «4 estaciones y media»

Para quién no te conozca, ¿quién es Laura Blasco?

Esta es una pregunta bastante complicada de explicar y que, a veces, no nos detenemos a valorar en su conjunto. Me gustaría hacer una pequeña apreciación y diferenciar entre ser, estar, hacer y tener. Ante todo soy un ser humano, una mujer creativa, honesta y con valores, aunque algo complicada y poco sociable. He estudiado psicología y ciencias forenses, si bien mis dos grandes pasiones siempre han sido el arte pictórico, al que también me dedico, y la literatura. En cuanto a tener, tengo poco y, aunque en la sociedad actual sea una de las cosas que más se valore, tampoco lo necesito.

¿Cómo nace tu vena escritora?

Nace cuando tenía apenas 12 o 13 años. Empecé escribiendo noticias para el periódico de la escuela. Más adelante, en la adolescencia, me entretenía elaborando pequeños guiones para hacer cortometrajes con los amigos y pasando el tiempo del recreo, en la biblioteca del colegio, escribiendo relatos cortos.

¿Cuántos libros has publicado ya?

He publicado dos novelas. La primera, Femme, ambientada en la revolución francesa y los inicios del feminismo. Es una novela histórica y romántica, que no cursilona ni sentimentaloide, bastante intimista y filosófica. Por el contrario, mi última novela, 4 Estaciones y media, es un thriller dramático, situado en el estado de Virginia Occidental, muy dinámico, lleno de acción y con una estructura y cronología muy estudiada.

Laura Blasco "4 estaciones y media"
Foto de la escritora Laura Blasco con su libro «4 estaciones y media»

¿Qué es lo que más destacarías de “4 Estaciones y media”?

Creo que la variedad de personajes, a mi modo de ver, bastante bien construidos gracias a mis estudios en psicología, que me han aportado capacidad para desarrollar personalidades más complejas y fuertes. Además, como he mencionado anteriormente, de una narración bien ligada en la que varios personajes acabarán por entrelazar sus vidas, afrontando, a su vez, los acontecimientos diarios representados simbólicamente a lo largo de cuatro estaciones: primavera-esperanza, verano-falsas apariencias, otoño-pérdida e invierno-ausencia.

¿Alguna anécdota que puedas contarnos?

Podría resaltar que la novela tiene B.S.O, una lista de reproducción a la que el lector podrá acceder mediante un código bidi y acompañar determinadas escenas con canciones y melodías.

Anécdota en sí, más bien, como dato curioso, es que he sido disléxica toda mi vida, así que me siento un poco como cuando Ed Sheeran reveló que era tartamudo y ha terminado siendo uno de los mejores o más reconocidos cantantes… Ojalá acabe igual (risas).

¿Qué pretendes provocar en el lector con la lectura de tu obra?

Cuando escribo lo hago para mí. Historias y vidas que quiero compartir y, de algún modo, experimentar, o bien considero que merecen ser contadas. No pienso en un tercero, ni en el lector que acabará leyendo la novela. Si al terminar todo el proceso algún ser incauto o alma, más o menos pérdida, la lee y termina emocionándose o reflexionando sobre algún aspecto de la vida; si logro hacer ese click en alguien, bienvenido sea, supongo que habré cumplido. Después de todo, el éxito viene determinado por multitud de factores y no depende, únicamente, de uno mismo, ni siquiera de la calidad de su novela.

¿Qué consejo te gustaría darle como escritor a tu yo de hace unos años?

Que lea más, mucho más. De hecho es mi asignatura pendiente a día de hoy. También le diría que luche por sus sueños. Reconozco que es una frase muy manida, pero es real. Al final, por mi experiencia en psicología y por gente de mi alrededor, trabajar en algo que no te emociona o en lo que no tienes un mínimo interés y, más, en el terreno creativo y artístico, acaba por ensombrecer tu mente, básicamente porque dejas de ser para limitarte a estar y tener.

¿Cuál ha sido tu experiencia con la Editorial Círculo Rojo?

Mi experiencia con Círculo Rojo en términos generales ha sido positiva. Destacaría su cercanía y su atención. Te responden rápido y son eficaces en su trabajo. Obviamente es una editorial grande y cada departamento trabaja de manera independiente, quizá, de cara al autor, falta alguien que coordine todo el trabajo interdepartamentalmente. Mi consejo para otros autores es que tengan claro, eso sí, que es su libro y que son ellos los que tienen que estar encima de su novela y de su trabajo revisando cada detalle. La toma de decisiones es completamente suya y, por supuesto, que pregunten cualquier duda para que no haya sorpresas que, igualmente, las tendrán.

¿Y tu experiencia en el mundo literario?

Creo que las personas tendemos a protestar y quejarnos por todo aquello que nos afecta a nosotros mismos, sin tomar perspectiva global de la situación y ver la paja en el ojo ajeno. Así que sí, podría decirte que muchas veces me resulta difícil de entender porque cuesta tanto comprar un libro de 18€, que ha tardado mínimo dos años en hacerse y te dura toda la vida, pero no cuesta nada gastarse 15€ en una hamburguesa que se tarda 20 minutos en hacer y disfrutarás durante 10 minutos (por ponerte un ejemplo).

Por otra parte, si soy crítica, deberíamos poner atención no solo en la literatura, sino en las artes en general, en por qué, cada vez más, en este caso en la literatura, se buscan famosos escritores y no escritores que se hagan famosos, ¿por qué estamos perdiendo la oportunidad de descubrir nuevos genios en pos del beneficio económico?

Las editoriales, las discográficas, las productoras de cine, no dejan de ser empresas, pero estoy segura que se podría lograr un equilibrio entre la rentabilidad como negocio y la calidad. Además, existe cierta responsabilidad para el cliente de ofrecer un buen producto.

También entra en juego la responsabilidad personal para ser críticos, que se está perdiendo, quizá porque los valores de calidad, canones, puntos de referencia de lo que es bueno y malo, están siendo cada vez más distorsionados; las líneas, en muchos aspectos, son difusas. Vivimos en un mundo en extremo relativista, sin embargo, la psicología y el tiempo apuntan que si a un niño no le das pautas, al final todo se vuelve caótico; espero que no nos ocurra a nosotros, aunque, sin ser pesimista, lo veo complicado.

¿Qué autores te han inspirado más a la hora de escribir?

Cuando escribía relatos cortos en mi adolescencia, me apasionaban las novelas negras, escritores como Agatha Christie y Sir Arthur Conan Doyle. Más adelante, comencé a disfrutar de otros autores como Shakespeare, Hermann Hesse y Jane Austen.

¿Dónde se pueden conseguir tus libros?

En cualquier librería y en las grandes superficies como El Corte Inglés, Casa del Libro o la Fnac, así como, en Amazon. También en mi página web https://laurablasco.com con una dedicatoria incluida, si quiere el comprador.

Para terminar, ¿nos recomiendas alguna lectura?

Siendo completamente honesta, soy más cinéfila que lectora, quizá por eso mis novelas son muy visuales, pero destacaría Demían, de Hermann Hesse, porque con una escritura sumamente sencilla te hace reflexionar, entre otras muchas cuestiones, acerca del paso de la niñez a la madurez y la pérdida de la inocencia y La Guerra del Arte, de Steven Pressfield, un imprescindible para cualquier creador, artista o emprendedor que quiera romper sus barreras y superar sus miedos.

Laura Blasco "4 estaciones y media"
Foto del libro de la escritora Laura Blasco: «4 estaciones y media»

¿Te gustaría conocer las apasionantes historias de escritores modestos, pero no por ello menos buenos?

Únete a nuestro canal de Telegram (es gratis) para ayudarnos a darles voz a esos escritores que necesitan un empujón. Sus vivencias e historias para publicar sus libros, su pelea para hacerse un hueco y su mensaje es igual o mejor que el de cualquier top ventas. Únete a nuestro canal para descubrirlos y apoyarles.

https://t.me/elescritor_es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *