fbpx

Charlamos con los autores de «Tejer sin hilo», una obra que te sorprenderá

Charlamos con los autores de «Tejer sin hilo», una obra que te sorprenderá

Juan María Casado Domingo (Valencia, 1959)

Nací en 1959 en Valencia. Soy el menor de tres hermanos. Obtuve la diplomatura de Enfermería en 1980 y estudié Medicina hasta mitad de carrera, pero llevo trabajando en el sector informático de analista programador desde hace más de 30 años, y aunque parezca un chiste, desde no hace mucho, lo que más me apasiona es escribir ficción.

¿Cuándo sientes la necesidad de empezar a escribir?

La necesidad creo que la he tenido siempre; otra cosa es que lo que escribiese fuera bueno. En 2019, después de asistir a varios talleres de escritura donde me aficioné con entusiasmo al relato corto, me di cuenta de que mis historias empezaban a tener cierta calidad.

¿Cuántos libros has publicado desde entonces?

Algunos de mis relatos han sido publicados en antologías de diversos certámenes literarios. En 2021 publiqué mi primera novela «Historia de un cuento», y hace poco, en septiembre del 2022, he publicado «Tejer sin hilo», una antología de relatos que he seleccionado de los talleres de escritura que estuve impartiendo durante la temporada 2021/2022, en la que he incluido dos de mis relatos más emotivos.

¿Qué es lo que destacarías de cada uno de ellos?

Son libros distintos. «Historia de un cuento» es una novela de la que soy autor y «Tejer sin hilo» es una antología de relatos donde solo se incluyen dos de mis historias. Pero la novela y esos dos relatos que incluyo en la antología guardan un nexo común: la nostalgia.

juan maria
Juan Maria Casado Domingo

Hablemos de tu obra más reciente: «Tejer sin hilo». ¿Cómo nace la idea de publicarla?

La idea nace de una necesidad interior, de un planteamiento de solidaridad hacia las personas que participaron en mis talleres. Yo soy un gran admirador del arte en cualquiera de sus facetas y también soy muy sensible a la ilusión. Todos los autores de los relatos despertaron en mí esa ilusión desde el momento en que leí sus historias y compartí con ellos su proceso creativo.

¿Qué pretendes conseguir en el lector con su lectura?

Que emprenda una maravillosa aventura y se deje emocionar por cada relato. Estoy convencido de que va a experimentar muchas sensaciones. Me encantará saber que ha dado rienda suelta a la rabia, a la risa, al llanto… a todo lo que la lectura le provoque.

¿Eres un escritor ambicioso de los que quiere llegar lejos, o te conformas con escribir lo que quieres y publicar a tu ritmo, con diferencia del éxito que puedas conseguir?

Soy un escritor ambicioso, muy ambicioso. Por eso quiero compartir con los lectores algunas cosas que he aprendido en estos últimos años y que me han permitido vivir con más indulgencia. Una de ellas es sentirme agradecido, no cansarme de dar las gracias; otra es abrazar todo lo posible, lo que me permitan los demás y durante tiempo ilimitado; y la última es tratar de sonreírle con gozo al que tenga cerca. Esos son mis preceptos, mi Santísima Trinidad: las «G»racias, los «A»brazos y las «S»onrisas. Creo que este es un buen combustible, y aunque parezca el mismo GAS, no promueve guerras, y es el que me gustaría compartir con cuanta más gente, mejor.

¿Hay algún consejo que puedas dar a los que ahora están escribiendo algo con la idea de publicarlo algún día?

Sí, que traten de escribir cada día, porque esa es la mejor forma de aprender; que lean a los autores consagrados con sentido crítico, porque esa es otra forma de aprender; y que acudan a talleres literarios, a talleres de escritura creativa y a clubs de lectura, porque allí también se aprende; que observen y den rienda suelta a su imaginación; que sean libres para crear su propio estilo. Y cuando lo vean todo negro, que enciendan la luz y que escriban… se darán cuenta de lo terapéutico y placentero que resulta dibujar sus ideas sobre el papel.

¿Dónde se pueden conseguir tus libros?

En la web de las grandes plataformas: Libros.cc, Fnac, Amazon…

Pero si quieres un libro firmado y dedicado, escribeme al correo jcasadoliterario@gmail.com o visita mi web www.juancasadoliterario.com

Para terminar, ¿nos recomiendas alguna lectura?

Sí, «Tejer sin hilo» no es una lectura, son muchas. Te sorprenderá tener tantos buenos autores entre las manos.

Tejersinhilo - Ya a la venta

Roberto Cotanda Puchol (Llíria – Valencia, 1960)

Trabajo como conductor para la Consellería de Sanidad. Mi microrrelato “Familia”, fue uno de los 25 seleccionados entre cerca de 500 en el V Concurso de Historias de Familia, organizado por la Fundación Escritura(s) Fuentetaja. Me he sentido muy estimulado y enriquecido en los diversos talleres de escritura en los que he participado. Crear historias me fascina.

¿Cuáles fueron las motivaciones al escribir tu relato?

Suelo trabajar la estructura básica del relato: presentación, nudo y desenlace; y procuro que mis historias sean atractivas y un punto provocativas.

¿Cómo ha sido tu experiencia en el proceso de gestación de este libro? ¿Cómo lo has sentido?

Me he sentido ilusionado y agradecido por esta oportunidad; pero a la vez un poco inquieto por lo que pudieran pensar mis conocidos, y en especial mi hija, debido al contenido marcadamente sexual de algunos de mis relatos.

Con el libro en las manos he tenido que enfrentarme al hecho de ofrecerlo a amigos, grupos y RRSS con los que tengo relación. Por un lado me he sentido orgulloso, pero por otro me molestaba un poco la idea de «venderme».

¿Qué destacarías de tu estilo literario, de lo que quieres transmitir?

Creo que mis historias se caracterizan por ser directas, sin demasiadas florituras, provocativas y, a veces, soy consciente de que pueden parecer frías. No obvio los elementos sexuales, es más, los busco. Me gusta partir de vivencias y de recuerdos, transmutándolos al servicio de la historia que quiero contar. Mi propósito, por tanto, es contar historias desde el realismo, y buscando que tengan credibilidad y coherencia.

¿Te consideras un escritor impulsivo o prefieres reflexionar sobre lo que vas a escribir?

Soy un escritor muy reflexivo en todo el proceso creativo: antes, buscando ideas y personajes; durante la propia escritura, que para mí es un proceso de pura artesanía que requiere tiempo y sutileza; y por último, en el análisis de la obra terminada, que intento ver con distanciamiento y al mismo tiempo descubriendo constantes y materias narrativas de las que yo mismo me sorprendo.

¿Qué es lo que destacarías de los talleres de escritura de Juan María, en los que participaste?

He participado en algunos talleres de escritura, presenciales y online, y del taller de Juan destacaría su cercanía y trato personal, su dedicación, su forma de motivarnos, y el ambiente alegre y desenfadado de las sesiones.

No tengo la  disposición natural de ponerme ante una hoja en blanco. Me gusta asistir a talleres porque solo así me motivo, y también es una forma de compartir y de conocer a gente desde el lado de la creatividad y de aquello más íntimo de nosotros.

Trás tu paso por los talleres y ahora que se ha publicado alguno de tus relatos, ¿cómo te sientes?, ¿cómo te planteas tu futuro literario?, ¿piensas seguir escribiendo?

Tal vez el ver publicados algunos de mis relatos me incentive a escribir con vistas a poder ser leído y valorado. Puede que me presente a algún concurso literario.

Carmen Soler Alba (Valencia, 1944)

Estudié en la Escuela Superior de Arte y Diseño de Valencia, primero Diseño Gráfico, y luego Diseño de Moda. En la década de los noventa, mi afición por la fotografía me llevó a formar parte de AGFOVAL, de la cual soy miembro. He realizado exposiciones, proyectos y concursos, tanto nacionales como internacionales. Mis fotos han aparecido en catálogos y otras publicaciones y he ganado varios premios. He participado en exposiciones colectivas de carácter social y reivindicativo. Me ha gustado debatir en reuniones con filósofos y fotógrafos, y siempre me he interesado por la literatura y por mejorar mi forma de escribir y de componer relatos.

¿Cuáles fueron las motivaciones al escribir tu relato?

Las motivaciones para escribir «La aspersión de las ninfas» fueron varias. Partí de una realidad que me emocionaba y la combiné con una ficción en forma de metáfora para crear una duda y suscitar interés por el relato.

¿Cómo ha sido tu experiencia en el proceso de gestación de este libro? ¿Cómo lo has sentido?

Tuve ciertas dificultades, porque era la primera vez que hacía una portada y contraportada para un libro. Pero la experiencia ha sido muy positiva al saber que algo mío se iba a publicar en un libro de cierta categoría.

¿Qué destacarías de tu estilo literario, de lo que quieres transmitir?

A mí me gusta fantasear, crear algo irreal, jugar con la ficción.

¿Te consideras un escritor impulsivo o prefieres reflexionar sobre lo que vas a escribir?

Prefiero reflexionar y darle sentido a lo que escribo.

¿Qué es lo que destacarías de los talleres de escritura de Juan María, en los que participaste?

Primero, compañerismo; segundo, impulso; y tercero, motivación.

Trás tu paso por los talleres y ahora que se ha publicado alguno de tus relatos, ¿cómo te sientes?, ¿cómo te planteas tu futuro literario?, ¿piensas seguir escribiendo?

Por supuesto que sí. Seguiré con mi propio estilo, perfeccionando todo lo que me sea posible y conectando escritura e ilustraciones. Quizás me atreva a escribir un verdadero cuento e ilustrarlo también para que se pueda editar.

Presentación Tejer sin hilo en Rambleta

Amparo Pascual Prades (Valencia, 1957)

Soy Licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación, Sección Pedagogía, por la Universidad de Valencia. Trabajé en diferentes Universidades: UPV y CEU, ambas en mi ciudad natal a la que amo por encima de todo. Soy una mujer sensible y soñadora, lo que me ha llevado desde niña a escribir mis fantasías y realidades, así como a expresar y compartir mis más variados sentimientos.

¿Cuáles fueron las motivaciones al escribir tu relato?

Mi motivación siempre ha sido ver lo que puedo ofrecer de mi interior, aprender, aportar y participar en grupos: dando y recibiendo.

¿Cómo ha sido tu experiencia en el proceso de gestación de este libro? ¿Cómo lo has sentido?

Lo he sentido como algo irreal, algo que no habría imaginado nunca, pero al mismo tiempo con muchísima ilusión.

¿Qué destacarías de tu estilo literario, de lo que quieres transmitir?

Creo que mi estilo es muy intimista, me gusta hablar de sentimientos y me gustan los temas profundos, pero en el último momento de mi relato, decidí dar un giro y hacer un guiño humorístico que me permitiera escapar de esos hábitos adquiridos. Quedé muy satisfecha por el efecto conseguido.

¿Te consideras un escritor impulsivo o prefieres reflexionar sobre lo que vas a escribir?

Soy totalmente impulsiva, tanto al escribir, como en mi vida en general: es mi manera de ser. Escribo como me sale, lo que me va viniendo a la mente y al corazón, y no siempre por ese orden.

¿Qué es lo que destacarías de los talleres de escritura de Juan María, en los que participaste?

Sobre todo su cercanía y humanidad, su humildad al ser uno más. Se creó un ambiente de cariño y confianza extrema entre todos, profesor y alumnos, lo que nos hizo abrirnos con nuestros escritos sin ningún tipo de pudor.

Trás tu paso por los talleres y ahora que se ha publicado alguno de tus relatos, ¿cómo te sientes?, ¿cómo te planteas tu futuro literario?, ¿piensas seguir escribiendo?

Me siento totalmente sorprendida y agradecida.  No me planteo nada en este momento, sé que tengo mucho que aprender y solo soy una aficionada. Escribiré siempre, lo he hecho y lo seguiré haciendo, pues es una necesidad reflexionar sobre mis sentimientos y plasmar mis fantasías. Sinceramente, no tengo una meta concreta, pero quisiera seguir aprendiendo y participando en talleres donde pueda crecer y enriquecerme.

Marita Bennasar García (Argel, 1950)

Soy administrativa y contable (París), Puericultora diplomada (Valencia, año 79/80), y Diplomada en Francés por la Escuela Oficial de Idiomas. (Valencia, año 88/89). Mis padres son españoles: Lorenzo y Edelmira. Estoy casada y tengo dos hijos y tres nietos. Es la primera vez que escribo algún relato, y es una faceta que yo misma desconocía. Siempre he tenido predisposición hacia las artes, como la pintura, la fotografía, la cocina…, pero escribir me está resultando muy gratificante.

Adoro a los animales, por eso escribí mi relato de los perros, porque a veces pienso que me aportan más que la mayoría de las personas.

En el relato “El extraño” quise denunciar alguna de las injusticias que vemos cada día a nuestro alrededor. En realidad, en el otro relato también lo hago. Hablo del problema de los perros callejeros, la mayoría abandonados por cualquier cosa. Cuando la gente se cansa de ellos, los dejan en cualquier lado sin ningún remordimiento ni la más mínima consideración.

Podría denunciar algunas otras injusticias, como lo de los ricos y los pobres y aquello de que el pez grande siempre se come al pequeño, y otras tantas cosas horribles, pero desgraciadamente no tengo esperanzas de que eso cambie nunca.

En cuanto al libro, estoy muy contenta y me hace mucha ilusión que dos de mis relatos estén en él. Cuándo empecé el taller, nunca me lo habría imaginado. Me ha resultado un taller muy ameno, por Juan, por las compañeras y por el ambiente que se formaba en las clases cada semana.

Encarna Aroca Salavert (Valencia, 1959)

Soy administrativa de profesión y desde pequeña siempre he sido una gran aficionada a la lectura y a la escritura de relatos, afición que me acompaña toda la vida. Me he presentado a varios concursos del Ayuntamiento de Valencia, en el certamen “Las mujeres cuentan” y a unos cuantos concursos de microrrelatos. Mientras escribo, siento que estoy en un mundo paralelo, que me llena de felicidad. En la actualidad resido en el barrio de San Marcelino, junto a mi familia; que es junto con los libros y mis gatos, lo que más amo. Publiqué mi primer relato en una antología llamada “Palabra a Palabra”, proyecto final del taller de escritura creativa celebrado en la Asociación Cultural San Marcelino en el curso 2020/21.

¿Cuáles fueron las motivaciones al escribir tu relato?

En uno de los talleres, el profesor nos sugirió que escribieramos un relato erótico. A mí me salió más sensual que otra cosa, pero me esforcé en describir las sensaciones de algo tan normal como darse una ducha.

En otro relato mi motivación fue más profunda. Se basó en una experiencia personal muy especial, puesto que yo no suelo viajar demasiado y mucho menos sola. Fue un soplo de aire fresco comprobar que, cuando pierdes el miedo a salir de tu zona de confort, te esperan cosas buenas y enriquecedoras, y no las negativas que te imaginabas.

¿Cómo ha sido tu experiencia en el proceso de gestación de este libro? ¿Cómo lo has sentido?

El profesor ha sido el encargado de la gestación del libro de una forma extremadamente perfeccionista, y además hemos tenido el verano de por medio, por lo que lo he vivido con cierta distancia. Pero sí es cierto que me produce una gran satisfacción pensar que he aportado dos de mis relatos al libro, y esto me ha permitido compartir esta aventura escrita con el resto de participantes.

¿Qué destacarías de tu estilo literario? ¿Qué quieres transmitir?

Pienso que mi estilo literario es fresco y espontáneo. Y lo que me gusta transmitir al escribir cada relato son mis propias emociones, lo que yo siento; pero siempre tratando de expresarlo con elegancia, claridad y buen léxico.

¿Te consideras un escritor impulsivo o prefieres reflexionar sobre lo que vas a escribir? 

Antes de ponerme a construir un relato prefiero pensar un poco y elegir la idea que más prefiero en ese momento. Tal vez, si escribiera dos meses después, elegiría otra. Me dejo llevar por la intuición.

¿Qué es lo que destacarías en los talleres de escritura de Juan María, en los que participaste?

Sin duda, su empeño en mostrarnos la importancia de la corrección ortográfica como base de la creación literaria. Lo que más me ha ayudado es el descubrimiento de haber sentido la libertad de modificar el texto a mi antojo, cambiando frases, párrafos o adjetivos, con el ánimo de mejorarlo. Y la verdad, es que es una sensación increíble poder hacer y deshacer, tantas veces como sea necesario, para construir lo que uno quiere.

¿Cómo te planteas tu futuro literario? ¿Piensas seguir escribiendo?

Lo cierto es que no me planteo nada. A mí, la escritura me hace feliz, simplemente, hace que me sienta libre y creativa, y eso no tiene precio.

Por supuesto, que voy a seguir escribiendo. Necesito ejercitar mis dedos. Para mí escribir es como un entrenamiento que no puedo dejar, porque tengo la sensación de que, como en el gimnasio, si lo hiciera me acomodaría y perdería la disciplina. Además, me gusta y quiero seguir aprendiendo.

Teresa Contreras Muñoz (Torrente – Valencia, 1968)

En mis relatos, utilizo el seudónimo de «Ántony Romero». Soy amante de la naturaleza y de la vida. Empecé a escribir en la adolescencia y, después de muchos años y agradecida por las experiencias que me regalaba la vida, decidí aprender a escribir relatos para transmitir, a través de ellos, mis pensamientos y mis vivencias, con la ambición de que fueran leídos y sirvieran para hacer reflexionar. Acudí a mi primer taller a los 50 años, en el 2019, y a los 52 participé con mucho cariño en la antología “Palabra a palabra” con el relato “Una vieja en el espejo”. En la actualidad sigo trabajando y aprendiendo del viaje tan apasionante que es la vida, a través de la escritura.

¿Cuáles fueron las motivaciones al escribir tu relato?

Mi motivación, siempre, es seguir aprendiendo y cada relato lo hago a modo de ejercicio. Pero saber que se iba a publicar es un gran empuje para hacerlo lo mejor posible.

¿Cómo ha sido tu experiencia en el proceso de gestación de este libro?

Con mucha ilusión. Aunque es mi segunda publicación, los nervios para que salga todo bien volvieron a estar a flor de piel.

¿Cómo lo has sentido?

Cada experiencia es distinta, pero no cabe duda de que, en esta, el sentimiento de satisfacción es absoluto.

¿Qué destacarías de tu estilo literario, de lo que quieres transmitir?

Cada vez me voy identificando más con el género de novela histórica con reflexiones sobre temas sociales o espirituales, basados en hechos reales. Pero el relato de este libro, «Desidia», es ficticio. En él describo el tema actual de la apatía en una relación de pareja cuando los dos creen que tienen ganado el amor del otro y ya no hace falta seguir con la conquista. Destacaría el mensaje final de no posponer el decir “te quiero” a las personas que amamos, sea cual sea el estado en el que nos encontremos, sin dejar de pensar que puede que no tengamos otra oportunidad para vivir el presente como si no hubiese un mañana.

¿Te consideras un escritor impulsivo o reflexionas sobre lo que vas a escribir?

Me gusta reflexionar sobre el tema, luego coger el lápiz y el papel y… dejarme llevar.

¿Qué es lo que destacarías de los talleres de escritura de Juan María donde participaste?

Juan es muy perfeccionista y, por tanto, exige que nos esforcemos para mostrar lo mejor de nosotros.

Tras tu paso por los talleres y ahora que se ha publicado alguno de tus relatos, ¿cómo te sientes?, ¿cómo te planteas tu futuro literario?, ¿piensas seguir escribiendo?

Me siento orgullosa y entusiasmada. Cada vez disfruto más escribiendo y tengo claro que voy a seguir haciéndolo hasta el final de mis días.

Anne-Sophie Marie (París, Francia)

Nací en París y soy bilingüe francés-inglés. Soy actriz, autora, redactora creativa y traductora. Mis obras de teatro (tales como The Ballerina) han sido producidas en Londres y en los EE.UU. También escribo guiones; de vez en cuando, poemas y canciones. Aunque gané una competición de obras cortas cómicas durante el primer confinamiento nacional del Reino Unido con mi cuento The Beginning of a Beautiful Friendship?, esta publicación representa mis primeros pasos en prosa con este formato y mis primeras palabras en idioma castellano.

¿Cuáles fueron las motivaciones al escribir tu relato?

Me encantó la propuesta para nuestros deberes del taller número 3: “Escribe una historia con dos personajes, contada en dos partes: la primera, desde la perspectiva del primer personaje; y, la otra, desde la perspectiva del segundo.” En mis guiones y obras de teatro, estoy acostumbrada a escribir diversas voces para contar historias. Pero con ese relato, fue una experiencia muy diferente porque tuve que encontrar el pensamiento interior de los personajes. Fue como recordar emociones y pensamientos paso a paso durante la experiencia y al mismo tiempo adivinar los pasos mentales del otro.

Con el otro, inspirado por una propuesta sobre las manías de hombres y mujeres, elegí personajes franceses porque desde niña, observé que los clichés de género eran un poco diferentes allí, y sin decidirlo, escribí un texto casi híbrido entre teatro y relato.

¿Cómo ha sido tu experiencia en el proceso de gestación de este libro?

Aunque fue mi primera vez, el proceso me pareció muy normal, tal vez porque viví eso como traductora el año pasado. Sin embargo, sentí algo nuevo en este viaje; ha sido más emocionante que mis incursiones teatrales, porque la literatura fue mi primer amor, y porque un libro es para siempre.

¿Qué destacarías de tu estilo literario, de lo que quieres transmitir?

Hay un microrrelato que no está en el libro, pero que dejó huella en mi desarrollo, por su estilo divertido y bastante explícito, incluso grotesco. Recuerdo que nos reímos bastante cuando leí en el taller cómo una mujer observaba a un hombre con pinta de Fraguel, que se estaba comiendo un perrito caliente, con una voracidad asquerosa y lasciva.

¿Te consideras un escritor impulsivo o prefieres reflexionar sobre lo que vas a escribir?

¡Depende de lo que quiera transmitir en ese momento y del estilo deseado!

¿Qué es lo que destacarías de los talleres de escritura de Juan María, en los que participaste?

Empecé los talleres para mejorar mi nivel de español y porque algunos de mis autores favoritos (Vladimir Nabokov y Milan Kundera) han escrito en tres idiomas. Los talleres de Juan María han sido muy enriquecedores con eso porque todos aprendimos que un buen relato debe empezar con conocimiento y dominio del idioma. Dedicarse a la puntuación antes de practicar la parte narrativa fue un factor clave en mi progreso.

Trás tu paso por los talleres y ahora que se ha publicado alguno de tus relatos, ¿cómo te sientes?

Tengo ganas de ver el libro y brindar con el grupo en noviembre 😉

¿Cómo te planteas tu futuro literario?, ¿piensas seguir escribiendo?

¿Seguir escribiendo? ¡Por supuesto! Fuera de mis guiones y obras de teatro, empecé a escribir mi primera novela en inglés, y ahora me doy cuenta de que habrá historias que necesitaré escribir en francés o en castellano, porque cada idioma tiene su propia alma.

Mari Luz Gutiérrez Ponce (Marbella, 1956)

Soy la mayor de tres hermanos, y la única hija. Crecí en un ambiente de coplas por parte de mi madre, mujer alegre y bondadosa. Mi padre, más serio, fue el que me inculcó el placer de la lectura y de la escritura. Recuerdo con nostalgia el primer día que pude leer yo sola un cuento, y la satisfacción que eso me produjo. En el trayecto al colegio, siempre llevaba de la mano a mi hermano pequeño y lo entretenía con historias inventadas, las mismas que ahora les cuento a mis nietos. Para mí, escribir es transportarme a mi infancia y eso me causa una inmensa felicidad.

¿Cuáles fueron las motivaciones al escribir tu relato?

Toc toc, toc toc… fue inspirado por los nacimientos de mis nietos, y la alegría que me aportó ser abuela.

¿Cómo ha sido tu experiencia en el proceso de la gestión de este libro?

Una ilusión muy grande; estoy muy agradecida a Juan Casado por hacerlo posible.

¿Cómo lo has sentido?

Con una mezcla de ilusión y responsabilidad.

¿Qué destacarías de tu estilo literario, de lo que quieres transmitir?

Sinceramente, estoy aprendiendo.

¿Te consideras un escritor impulsivo o prefieres reflexionar sobre lo que vas a escribir?

Prefiero reflexionar.

¿Qué es lo que destacarías de los talleres de Juan María, en los que participaste?

Gramaticalmente, su minuciosidad, la libertad que nos daba para escribir y su súper paciencia con nosotras.

Tras tu paso por los talleres y ahora que has publicado alguno de tus relatos, ¿cómo te sientes?

Con mucha ilusión para seguir aprendiendo.

¿Cómo te planteas tu futuro literario? ¿Piensas seguir escribiendo?

Pienso seguir escribiendo porque disfruto mucho. Y sobre el futuro, Dios dirá.

Maribel Martínez Pérez (Fuente de Cantos – Badajoz, 1967)

Nací un deseoso mediodía de noviembre, allá por el 67, en la misma ciudad que Zurbarán; quizás por ello amo con deleite el dibujo y la pintura y no menos las narraciones. En las ciudades de las que me enamoro, descubro el Ars Amandi, hoguera de mi cobijo, amartelándome cual amante fiel entre dos amores irrenunciables, tal que el sol y la luna, cuya inseparabilidad es esencia de lo continuo y lo complementario. Y es tan grande mi excitación que soy, ora esposa insaciable del estudio, por ello profesora de lengua, doctora sobresaliente cum laude en psicopedagogía, psicóloga, sexóloga, etc.; ora concubina voluptuosa de la creación, de ahí la investigación, la poesía, el teatro, los relatos, incluso los artículos y los ensayos. Y hoy aún, me hallo en Valencia, impregnándome de placer de ese mi Ars Amandi con el que me tuteo con las musas.

¿Cuáles fueron las motivaciones al escribir tu relato?

Divertirme de forma literaria con el comportamiento de las personas cuando estamos en grupo.

¿Cómo ha sido tu experiencia en el proceso de gestación de este libro? ¿Cómo lo has sentido?

Hice mi relato en pocos minutos, y me gustó como quedó. Cuando se lo enseñé a Juan María, también le gustó, y decidió incluirlo en la antología, tal cual.

¿Qué destacarías de tu estilo literario, de lo que quieres transmitir?

Mi estilo literario es múltiple y variopinto, dependiendo de lo que quiera transmitir y escribir.

¿Te consideras un escritor impulsivo o prefieres reflexionar sobre lo que vas a escribir?

Me considero una persona y escritora reflexiva, con impulsos literarios de creación.

¿Qué es lo que destacarías de los talleres de escritura de Juan María, en los que participaste?

Su laboriosidad, su variedad de actividades y su esfuerzo formativo.

Trás tu paso por los talleres y ahora que se ha publicado alguno de tus relatos, ¿cómo te sientes?, ¿cómo te planteas tu futuro literario?, ¿piensas seguir escribiendo?

La verdad es que, en mi trayectoria literaria, esta es una pequeña incursión en el mundo de la ficción, en medio de mis publicaciones de investigación. Pero tengo la decisión tomada de que no va a ser la última. Sé lo que quiero hacer ahora, desde hace tiempo.

Marsé Ponce (Xátiva, 1964)

Soy setabense de nacimiento y cosmopolita por elección. Viajar es una de mis pasiones. Soy sanitaria de profesión y siempre he querido transmitir en mis relatos las emociones y los pensamientos que el lado humano de mi profesión y el mundano de mi afición, me sugieren. Como buena amante de las artes en general, me seduce mucho la idea de hacerme un hueco en el mundo literario.

¿Cuáles fueron las motivaciones al escribir tu relato?

El relato de Marta y Raquel y sus mantas de mohair es el resultado del trabajo de uno de los talleres y se basa en la visión de dos personajes sobre un mismo momento. Traté de elegir el tema con cuidado e intenté que fuera bello y sugerente para hacerlo más interesante.

¿Cómo ha sido tu experiencia en el proceso de gestación de este libro?

Me ha gustado mucho la complicidad creativa de Juan Maria, haciéndome partícipe del proceso, y cómo hemos trabajado la corrección del relato.

¿Qué destacarías de tu estilo literario, de lo que quieres transmitir?

Deseo crear historias frescas, que provoquen sentimientos de todo tipo. En ese proceso de aprendizaje estoy.

¿Te consideras un escritor impulsivo o prefieres reflexionar sobre lo que vas a escribir?

Ambas cosas forman parte de mi forma de escribir. Creo que soy impulsiva, pero cuando escribo lo voy meditando y transformando, hasta que consigo lo que busco transmitir.

¿Qué es lo que destacarías de los talleres de escritura de Juan María en los que participaste?

La complicidad con nosotros, la forma de incentivarnos para aumentar nuestras ganas de aprender y crear. Es divertido y bonito aprender con él, se implica mucho en nuestra forma de ser para que ofrezcamos lo mejor de nosotros. Yo he crecido mucho a su lado como escritora.

Trás tu paso por los talleres y ahora que se ha publicado alguno de tus relatos, ¿cómo te sientes?, ¿cómo te planteas tu futuro literario?, ¿piensas seguir escribiendo?

Me siento llena de energía literaria, agradecida por la oportunidad de ser leída y feliz con el resultado. Sin duda seguiré formándome como escritora y deseando publicar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *