fbpx

A través de mi flequillo: 11. Mis nuevos 18.

A través de mi flequillo: 11. Mis nuevos 18.

Soy chica de octubre y el otoño es mi estación favorita. Me encanta ver el cambio de colores en los árboles, las hojas secas en el suelo, el olor a castañas por la calle, ir con botas, abrigo y bufanda, tomarme un chocolate caliente, ver como amanece más tarde…

Rochestown

En unos días cumpliré 28 y estoy en un punto de mi vida en el que no sé si me hace ilusión o me aterra.

Por un lado, estoy viviendo una de las mejores experiencias de mi vida, he pasado un año increíble, he conocido a gente que voy a recordar siempre… Hay momentos en los que siento que estoy en mis 18, en los que mi prioridad es salir, beber y vivir el momento sin importar el resto.

Por otro lado, la gente de mi alrededor tiene su vida encarrilada: una casa hipotecada, una pareja con la que, si no se ha casado, poco le queda, hijo/s, trabajo estable… todas esas cosas, que según la sociedad debes tener…

Carretera Dingle

Me agobia pensar que quizás, no estoy en el punto en el que debería, que quizás, he llegado tarde, que debería centrarme y pensar a dónde quiero llegar, empezar a pensar en un futuro…

Me está costando encontrarme a mí misma. Admiro a la gente que tiene un objetivo claro, que sabe a que se quiere dedicar, que se saca una carrera y lucha por encontrar ese trabajo en el que estar a gusto.

Dingle Lighthouse

He empezado a hacer cosas nuevas. He probado a “tocar la guitarra”, “pintar” e incluso me he apuntado a clases de baile.

Creo que es muy importante que probemos un poco de todo para ver qué es lo que nos emociona, nos relaja o, por el contrario, no nos gusta.

Me he dado cuenta de que cada una de las cosas que intento, me ofrece algo diferente.

En el rato que estoy bailando, desconecto de todo, hace que me concentre en cada paso que tengo que dar y durante el tiempo que dura la clase, mi mente está disfrutando y aprendiendo.

La guitarra me está enseñando a ser constante y paciente. No se aprende en un día, pero con esfuerzo, en unos cuantos, hay un cambio notable y hace que merezca la pena.

La pintura me relaja. Mucho. Preparo los colores, el lienzo, pulso el botón del play en Spotify y me puedo tirar horas probando.

Entonces me paro, lo pienso, y realmente lo que quiero en mi vida es lo que estoy teniendo. Conocer gente nueva que me enseña cosas nuevas, lugares nuevos, experiencias nuevas, idiomas nuevos…Quizá, no estoy viviendo bajo los estándares de esta sociedad, pero estoy viviendo de una manera en la que yo estoy siendo feliz…

Cada cosa llega a su tiempo, y confío en que encontraré eso para lo que estoy hecha.

De momento, seguiré disfrutando y viviendo mis 28 como si fueran 18.

Nuns Beach

Nos leemos en el siguiente post 😊

Carmen Arastey

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.